Martes 4 de agosto, 2020
  • 8 am

La isla de Pascua

Enrique Cesio
Por

Enrique Cesio

98 opiniones
Diario

Por los caminos De la Historia del Uruguay  y el Mundo
Por Enrique Cesio

La isla de Pascua

Parte soberana de Chile, está ubicada en medio del Pacífico, entre la Polinesia (algunos la consideran parte de ella) y la costa chilena a 3.700 quilómetros. Tiene una superficie de 163 Km2 y una población de 5000 habitantes concentrados en su capital Hanga Roa. De formato triangular, contiene tres volcanes inactivos y un clima subtropical, con vegetación propia de ese clima. Su nombre aborigen es Rapa Nui, la misma designación de la etnia que la habitó primariamente. Se atribuye su primer descubrimiento al holandés Roggenen 1722, sin que haya tomado posesión de la misma. Seguramente usada de escala por los navegantes del Pacífico, hay un tiempo casi desconocido, dominado por luchas entre las tribus y las presencias europeas. En 1770 los españoles toman posesión de la misma, considerándola territorio propio. Por su parte entre 1887 y 1888, los chilenos la ocuparon y reivindicaron su soberanía, reconocida por un Tratado.

En realidad esta isla no tendría importancia en el mundo, ni fama alguna, si no fuera por la presencia de unos 1000” moái”, nombre que reciben los distintos tipos de estatuaria, muchas antropomorfas, que constituyen un misterio y un atractivo mundial. El de mayor elevación es el Paro, con 70 metros. Estas formas, cuya autoría es motivo de investigación constante y de atractivo sin par, seguramente pertenecen a un período entre el siglo XII y el XVII. Se hicieron con toba volcánica y son diferentes a cualquier otro elemento simbólico o artístico existente en el mundo. No parecen tener influencia de otras culturas. La corriente turística aumenta año a año y proviene de todas partes del mundo. Casi que se considera que visitar Chile, sin ir hasta Pascua, no tiene gracia.

¿Pudo el ser humano hacer semejantes estatuas? Existen afiliados a la participación alienígena en su hechura.