Sábado 20 de abril, 2019
  • 8 am

“La opción de castrar debería empezar a ganar adeptos”

Desde el punto de vista de la producción cárnica 2018 dejó números importantes para analizar. Entre ellos un crecimiento del 3% en el valor promedio de la exportación de carne vacuna, un volumen de ganado en pie enviado al exterior récord y un volumen de faena que superó largamente todas las expectativas previstas para el año pasado. CAMBIO dialogó con el Ing. Agr. Rafael Tardáguila, director del Faxcarne de la consultora Tardáguila Agromercados, para conocer su visión sobre el mercado cárnico para Uruguay en este año que acaba de terminar.
¿Si analizamos el 2018, que puntos más relevantes sobresalen en el sector ganadero?
A nosotros nos sorprendió la dinámica y comercialización de hacienda para faena en este año recién terminado 2018. Todos los pronósticos, las expectativas de los integrantes y analistas del sector, incluyéndome, eran que íbamos a tener un menor nivel de faena inferior al de 2017 que había sido realmente muy alto. Todavía no tenemos el número final de la faena, pero vamos a haber estado en los 15 o 20 mil animales por encima de 2017 cuando habían sido 2,34 millones, vamos a estar por arriba de eso.
Todo hacía indicar que íbamos a estar por debajo, fundamentalmente en lo que es la estructura de stock de las distintas categorías de novillos, de machos para faena, porque ya estamos en el momento en que las generaciones que tuvieron una fluida salida de terneros para la exportación en pie, ya son animales en la edad de faena, entonces lógicamente la expectativa era que descendiera.
¿Qué sucedió?, ¿Se sustituyeron los novillos por vacas?
De hecho la faena de novillos tuvo un moderado descenso, pero que fue compensado por un aumento importante en la faena de vientres, tanto de vaquillonas que estamos en niveles récord. Ahí hay cierta sustitución del novillito joven que se termina en los corrales de engorde con destino a la cuota 481, era difícil encontrar esos animales porque se habían ido como terneros y muchos corrales optaron por invernar más vaquillonas y yo creo que eso es una tendencia saludable de la ganadería uruguaya. En otras ganaderías más eficientes, como la estadounidense por ejemplo, la vaquillona al tener una velocidad de la tasa de extracción más importante, quedan más vaquillonas como refugo para ser utilizadas en engorde y eso es algo de lo que paso aquí.
Entonces la vaquillona fue muy utilizada y la vaca también, yo creo que hubo un precio que fue tentador para el productor para comercializar la vaca al frigorífico. Si comparabas el precio de la vaca preñada y el precio de la vaca gorda había 90 o 100 dólares de diferencia a favor de la última y eso es un aliciente importantísimo y el otro factor que me parece no se puede dejar de lado es la importante liquidación de tambos que ha habido y que se mantiene en este último tiempo, y entonces las vacas lecheras se envían a faena.
Decías que es saludable el aumento de la faena de vaquillonas, pero ¿no impactará en el rodeo de cría?
Creo que es saludable en la medida que vaya acompañado de un aumento en la tasa de extracción, o sea que una mayor proporción de los animales salgan y que por lo tanto quede una mayor cantidad de vaquillonas de refugo. También tiene que ir acompañado eso con el aliciente que implicaría una salida más temprana en el precio de los terneros, que ese me parece que fue un aspecto muy trascendente en el año 2018. Hubo una impresionante salida de animales en pie fundamentalmente para Turquía, todavía no tenemos los números finales pero va haber pasado los 400 mil animales, record absoluto, histórico para el país, y le dio una dinámica al precio del ternero que de otra manera no lo hubiera tenido.
¿Pero el precio del ternero estuvo por debajo de los últimos años?
Es verdad, pero hay que tener en cuenta que era una generación numerosa de terneros, que se tiene que haber aproximado en los 2,9 millones. No los contabilizo DICOSE o el SNIG al 30 de junio porque muchos de esos terneros ya se habían ido en pie antes. La exportación en pie del último trimestre antes del 30 de junio indudablemente incluía una muy alta proporción de esos terneros que por lo tanto no fueron contabilizados en el stock al 30 de junio, yo creo que tuvimos una parición excelente el año anterior en 2017, mucho de esos animales se fueron y la exportación en pie logro sostener el precio del ternero en el entorno de los 2 dólares, vamos a ver qué pasa ahora, esa es una de las grandes incógnitas para este 2019, con el cierre temporal del mercado de Turquía para la exportación de ganado en pie.
¿Qué pasó? ¿Por qué este cierre temporal?
En Turquía hay un sobre stock con todo lo que ha ingresado en todo este último tiempo, hay precios muy bajos. Nos comentaba un exportador de Uruguay, que los frigoríficos turcos están dando entradas a los corrales para marzo, o sea que están realmente sobre estoqueados con un importante volumen de hacienda. Lo que va a intentar el gobierno, con la suspensión de la importación vaya a saber uno por cuantos meses, es nivelar el mercado interno y vamos a ver cómo repercute eso aquí. Por suerte estamos teniendo un verano prácticamente ideal desde el punto de vista de la producción de forraje, con sol, buenas temperaturas alternándose con lluvias bastante copiosas, y eso va a permitir que en estos meses no se sienta una presión a la baja en el precio del ternero por parte de la salida de Turquía, vamos a ver qué pasa con la zafra de la siguiente generación, la nacida en esta pasada primavera.
Y ahí viene la pregunta del productor: ¿Qué hago? ¿Castro los terneros o los dejo enteros?
Hasta ahora era una buena pregunta, la respuesta que daba cuando me la preguntaban era: no te preocupes porque te lo van a sacar de las manos, la oferta interna va a ser relativamente escasa y va haber demanda de todo punto de vista para los animales nuevos.
Ahora con la suspensión de la operativa de Turquía, me parece que la opción de castrar tendría que empezar a ganar adeptos.
¿Qué pasó con las exportaciones cárnicas y el comercio a nivel mundial?
Creo que desde el punto de vista del mercado internacional también hemos tenido un año 2018 que fue bueno, positivo y favorable. En el caso concreto de Uruguay el valor medio de exportación aumento entorno del 3% respecto al año anterior, hay una voracidad muy fuerte en China. Creo que la única preocupación a nivel del mercado a nivel internacional es que hoy en día es solo China, miras a todos los demás principales mercados y realmente están pasando por un momento de dificultades o de un mercado chato, es el caso de Estados Unidos, nosotros no exportamos mucho volumen pero es el caso de Medio Oriente también que se lleva mucha de la carne de Brasil, es el caso de Europa que los precios del enfriado están en los niveles más bajos en muchos años analizados en dólares, entonces miras para todos lados y te quedas solo con China.
¿Y solo un mercado potencial no limita una posible suba de los precios?
Ocurre que China ha sido una aspiradora tal que ha logrado sostener e incluso hacer que los precios del mercado internacional, a pesar que la oferta de los principales exportadores mundiales creció fuerte. En la edición de Faxcarne, que sale este 2 de enero, pusimos que la exportación del Mercosur de carne vacuna creció 300 mil toneladas en 2018 respecto al año anterior estamos hablando de un crecimiento de dos dígitos porcentuales, un 12 o 13 por ciento respecto al año anterior, es mucha más carne y se complementa con un aumento también en el caso de Estados Unidos y también en el caso de Australia, entonces hubo un incremento importante en el volumen ofertado de los países exportadores y a pesar de eso el valor medio de la carne vacuna internacional se mostró firme y con leves mejoras, esto habla claramente de un mercado con avidez y con necesidades y esas necesidades están fundamentalmente en el mercado de China y esperemos que no pestañee porque ahí podría llegar a complicarse.
¿Y esa puede ser una posibilidad?
Las expectativas hoy en día no son esas, porque si hay algo que tiene China es un crecimiento de base muy importante, el PBI va a tener un crecimiento del 6% que para ellos es poco del punto de vista de lo que ha sido en los últimos años pero igual no deja de ser un seis por ciento que es importante. Además hay que agregar el desastre que está causando en la oferta interna de proteína animal, la fiebre porcina africana que está diezmando la cantidad de cerdos en China.
Habrá un faltante de proteína animal en China que va a tener que ser satisfecho no solamente con carne de cerdo del mercado internacional sino con otras carnes sustitutas y ahí me parece que la carne vacuna y también la carne ovina se van a ver beneficiadas con un mercado y con una China que va a mantenerse con una avidez importante en este 2019.