Viernes 22 de marzo, 2019
  • 8 am

“En ciudad de más de 100 mil habitantes es imposible que no haya chicos que corran, salten o lancen”

Juan Carlos Leiva debió pausar sus actividades como atleta debido a que formó parte de la Confederación Atlética del Uruguay. Hace unos días, antes de terminar el año, renunció a su cargo como neutral dada disconformidad con el resto de la directiva. Actualmente se encuentra con proyectos desde la Federación de Atletismo de Salto y dialogó con CAMBIO al respecto.

-¿Hasta hace poco estuvo vinculado a la Confederación Atlética del Uruguay verdad?

-Sí, estaba en el cuerpo de neutrales de la Confederación Atlética del Uruguay, hasta que el 22 de diciembre, por ciertas discrepancias, problemas con la directiva, puse mi cargo a disposición. Y bueno, dejé de pertenecer. Lo que sí sigo es siendo atleta, sigo corriendo. Bueno, eso también, durante este 2018 me sacó de las competencias, por dedicarle tiempo a la parte directiva. Ahora voy a tratar de volver y dar una mano a la Federación Atlética de Salto junto a Valeria Balbi y ahora se va a integrar Adrián Bentancur, atleta de decatlón que logró ser campeón nacional y ahora recibido de profesor de Educación Física, va a dar una gran mano a la Federación local de atletismo.

¿Eso fue consecuencia de un mal balance?

-En las administraciones hubo problemas con los números. No se presentaban mensualmente los balances a los neutrales por parte de la tesorería entonces yo lo exigí en varias oportunidades, al no tener eco decidí dar un paso al costado. Lo que sí es que yo quería estuvieran las cosas cristalinas, al no estarlas yo decidí dar un paso al costado.

¿Qué implica conformar la Federación Atlética de Salto?

-Conformarlo implica tener un cuerpo de neutrales. Es como cualquier asociación civil. Necesita al menos cinco integrantes para funcionar y delegar tareas. Y bueno, trabajar con los chicos sobretodo, sub 14, sub 16 y sub 18 y lograr que puedan participar en los torneos que se organizan en Montevideo. Este año por ejemplo se inauguran las dos pistas del Interior que hizo la SENADE (Secretaría Nacional de Deportes). Este año se construyeron tres pistas que no están inauguradas: una en el Liceo Militar en Montevideo, en El Prado; otra en Durazno, en el estadio de fútbol de allí y la otra en Paysandú, al lado de donde era la terminal de ómnibus, está la Plaza de Deportes y allí se hizo la pista. Nos va a quedar más cerca (en referencia a esta última pista) para poder participar en torneos regionales con los chicos de Salto.

Estamos hablando de un deporte y sus variantes que no es muy practicado en nuestra ciudad…

-No, lo que más ha tenido desarrollo últimamente, no solamente acá sino en todo el país, son las carreras de calle, el running. Pululan carreras, sobre todo en Montevideo, no tanto en el Interior y es algo que puede participar cualquier persona con un poco de entrenamiento y lograr hacer 5 kilómetros que son generalmente las pruebas de menor distancia, de ahí hasta la maratón. Acá tenemos la ventaja de la cercanía con Concordia que es uno de los polos de desarrollo de atletismo en toda Argentina. La prueba está que el mejor atleta argentino de medio fondo es Federico Bruno y es de Concordia. Está Martín Méndez que ganó la última carrera del año en Buenos Aires… Se tiene buenos atletas. Ahí tenemos un potencial para llevar atletas a competir, que ya van de varios grupos de atletismo que se han creado para desarrollar la participación de los atletas en las carreras de calle, para poder viajar.

¿Se cuentan con los medios necesarios acá en Salto para formar atletas y competir a nivel nacional?

-Un atleta para participar en un Juego Olímpico necesita un ciclo de ocho años de preparación, y tiene que empezar a los 14 años para que a los cuatro años pueda llegar a un ODESUR, que son los juegos sudamericanos, después hacer ir a Panamericano y ahí a ser olímpico. No sale ningún atleta olímpico sin cumplir dos ciclos, ocho años. La prueba está, a Emiliano Lasa le costó ocho años lograr estar donde está. Lo mismo a Andrés Silva a pesar de que ya tiene cuatro JJOO, empezó a los 14 años y fue campeón nacional de 400 metros y campeón sudamericano y panamericano de 400 metros en menores de 18 años. El tema es trabajar en sub 14, es ahí la base y el semillero de todas las disciplinas. Sobre todo esta que tiene una exigencia muy grande y es un deporte individual, casi todas las pruebas en atletismo, tanto salto largo, salto alto, bala, disco, jabalina, martillo, o las pruebas de pista, ya sea 100 metros, 400 metros, 1500 o 3000 son todas individuales. Se necesita toda una formación y un trabajo, y la competencia que es primordial para fijar objetivos e ir cumpliendo metas.

-¿Qué perspectiva a largo plazo se tiene?

-La perspectiva a largo plazo es formar atletas que puedan figurar a nivel nacional. La última atleta de Salto es Mónica Falcioni que aún tiene récord nacional en salto largo, y que ha ido a JJOO y ha sido abanderada en uno de ellos. Desde esa fecha hubo un bajón en todas las disciplinas del atletismo y no han surgido nuevos chicos que puedan lograrlo. Pero el semillero está, en una ciudad de más de 100 mil habitantes es imposible que no haya chicos que corran, chicos que salten o chicos que lancen. La idea es hacer pesquisa y formarlos.