Sábado 23 de febrero, 2019
  • 8 am

La Iglesia Ortodoxa

Enrique Cesio
Por

Enrique Cesio

93 opiniones

Publicite aquí

Por los caminos De la Historia del Uruguay  y el Mundo
Por Enrique Cesio


La Iglesia Ortodoxa es una división del cristianismo, producida a través de siglos de diferencias y concretada en 1054. Ambas, la romana y la ortodoxa parten del mismo centro de creencias en Jesús y los Evangelios y en los mismos apóstoles. Pero difieren en numerosos puntos radicales de su doctrina. Un brevísimo resumen es el siguiente
El Espíritu Santo. Según la creencia romana el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo. Los ortodoxos no aceptan esta última procedencia.
Purgatorio. Mientras los católicos aceptan que las almas al separarse de los cuerpos están un tiempo en el Purgatorio, los ortodoxos creen que van directamente al Cielo. La Iglesia romana ha modificado este punto en los últimos tiempos.
Indulgencias. Mientras los romanos aceptan que el Papa conceda indulgencias -es decir perdones de pecados parciales o plenarias- los ortodoxos niegan esta posibilidad.
El Pecado original. No es aceptado por los ortodoxos que todos seamos responsables del pecado de Adán y Eva.
Inmaculada Concepción. Los ortodoxos aceptan la concepción no carnal solamente de Jesús, mientras los católicos se la adjudican también a la gestación de la Virgen María.
Infalibilidad del Papa. Un concilio del siglo XIX de los romanos determinó que las tesis de un papa, cuando habla ex cátedra, son dogmas infalibles. Los ortodoxos no aceptan esa infalibilidad de su Patriarca.
Órdenes y congregaciones. Mientras los católicos han promovido la generación de órdenes y congregaciones, los ortodoxos las consideran erróneas y divisorias en las creencias.
Diferencias litúrgicas. Existen dos liturgias muy distintas, así como los ortodoxos no permiten la existencia de estatuas dentro de los templos.
Bautismo y Confirmación. Los ortodoxos bautizan por inmersión del niño, mientras los católicos lo hacen por aspersión. Para los primeros el bautismo es también confirmación, sacramento que los católicos diferencian en el tiempo y solo puede ser administrado por obispos.
El celibato. Negado por la Iglesia Romana desde hace unos siglos, es permitido por los ortodoxos, quienes creen es bueno los sacerdotes estén casados.
Podría seguir la relación de diferencias, pero éstas son las principales. Durante siglos la separación ha sido absoluta, pero desde Juan XXIII hasta la reciente reunión de Francisco y Kiril en Cuba, los acercamientos han sido constantes. Pueden pasar muchos años y serían difíciles solucionar todos los puntos de discrepancia, pero es bueno que ambas iglesias trabajen hermanadas por la paz del mundo.

Nuestro próximo número: Brueghel, el Viejo

Publicite aquí