Sábado 20 de abril, 2019
  • 8 am

Arzaguet se reencuentra con el arco que conoce

Uno de los pocos goleros importantes del medio, siempre requerido antes del comienzo de cada temporada, este año nueva mente cambiara de casaca. De Ceibal pasará a River Plate. Para el golero, su llegada al equipo que lo tendrá a Sergio Vallejos como entrenador, es a un arco pesado, por lo que deja Luis Domínguez en el puesto y por otros grandes que tuvo el club debajo de los “tres palos”.
Nos cuenta de toda su carrera el joven golero salteño, que también tuvo su pasaje por el profesionalismo. Diego Arzaguet en dialogo con CAMBIO.
-¿Una vez más en el periodo de pases cambiando de camiseta?
-En primer lugar antes que anda agradece a la gente de Ceibal que se porto muy bien conmigo, tuve un año formidable en lo personal, el equipo hizo un buen campeonato, se logro el Apertura pero después lamentablemente quedamos corto de plantel y se empezó a sentir bajas. Entre ellas las de Matías Galli que se fue a España, la expulsión de Darío Rondán, que le toco varios partidos, el propio Nicolás Ferreira que había sido el goleador, y por lesión no jugó varios partidos, aunque igual peleamos el Acumulado hasta la última fecha. Después en la Liguilla no salieron las cosas como se esperaba; con varias bajas se trato de hacer lo mejor posible las cosas y con muchos gurises de la casa. El fútbol salteño es muy competitivo, se está trabajando bien abajo, los clubes de la “A” al menos se preocupan por mejorar, si bien hoy están Universitario, Ferro y Nacional como potencias, hay muchos equipos que buscan mejorar para poder estar a nivel de ellos sobretodo formando jugadores y que en dos años jueguen en Primera. Salto Uruguay, River Plata mismo, trabajan bien, sin dejar de lado el trabajo de Gladiador y Ceibal. Este año veo por cómo se están haciendo las cosas, River y otros cuadros se movieron temprano y va a ser un campeonato más parejo, y donde no solo tres van a tener las mayores posibilidades de llegar.
-¿Porqué elige volver a un club en el que ya tuvo oportunidad?
-Vengo a River para jugar junto con mi hermano Martín; ya había estado en el 2010 jugando en este club donde estuve una linda experiencia. Yo venía mal en la parte sentimental anímica, porque a fin del año 2009 había perdido a mi hermano Camilo, que era muy joven. También era golero, y como era más chico lo venía formando e iba a ser mejor que yo por al condiciones que tenía. Vuelvo para jugar con mi otro hermano, Martín, que es zaguero. Uno trata de hacer siempre lo mejor posible las cosas, quizás de una forma profesional; me ha tocado estar en muchos cuadros y trabajo para dar lo mejor. Hacer bien el trabajo es lo que lleva a uno a que antes del comienzo de cada temporada se acuerden de uno; se abren muchas puertas en el mercado laboral y no solo por lo que cobras por tu trabajo sino también el conocer gente, estar en distintos equipos y sirve siempre por lo que deja el fútbol.
-¿Cuál ha sido su recorrido? Estuvo por varias instituciones del medio y el fútbol profesional. ¿Es así?
– Jugué en el 2006 en el primero de Lazareto, de ahí me fui a Montevideo a jugar en Bella Vista en su mejor momento, después pase a jugar en Cerrito, otra linda experiencia, y después estuve a punto de firmar con Bostón River pero la familia tiró más. Hay veces que para triunfar hay que sufrir mucho, era joven y sabía que acá en Salto junto a mi familia estaba bien y tenía todo. No precisaba seguir en el fútbol profesional, que sin dudas me dejo una buena enseñanza en mi carrera como golero Soy joven todavía y tengo mucho para dar. Acá en Salto también jugué en Salto Uruguay, Ferro Carril, Peñarol, Saladero, Ceibal, ahora vuelvo a River, y en todos los clubes que estuve aprendí mucho. Siempre me brinde al máximo por los equipos que defendí, esto para mí es un trabajo, entreno mucho en la semana, y este último año lo hice con Gabriel Ximeno siendo una experiencia nueva pero muy valedera. Es más ya arregle con la gente de River, que voy a ir a su escuelita muy profesional que tiene con Carlos Regueira, de todas maneras lo voy a extrañar en ese trabajo previo a los partidos en la Liguilla en el Estadio.
-¿Están quedando los equipos sin goleros? ¿Es difícil salir a encontrarlos?
-Cada vez hay menos goleros, antes de empezar cada campeonato el tema principal de cada equipo es el nuestro, pasa ahora, sale Luis Domínguez de River voy yo en este caso y él es pretendido por dos equipos a la vez pero también otros esperan a donde va. Hay pocos goleros y no surgen nuevos, además los que surgen se van, caso del chico González de River.