Domingo 25 de agosto, 2019
  • 8 am

La Caballada retomaría la actividad en febrero

En el mes de setiembre, en el cierre de la exposición del Prado, se dió a conocer que China había suspendido las importaciones de carne desde la planta frigorífica “La Caballada” (Cledinor S.A.) perteneciente al grupo brasileño Marfrig, debido a detectarse inconsistencias en un embarque inspeccionado en ese país.
En su momento las autoridades de la planta explicaron que se detecto una caja, la cual no habría quedado debidamente empaquetada, lo que permitió que la carne se congelara en contacto con el cartón y por ende hubiera sido considerada como contaminada por las autoridades del país asiático.
Debido a lo sucedido la planta paso a sus funcionarios a licencia y posteriormente al seguro de paro, lo que llevó a que desde el mes de setiembre se detuvieran las actividades en dicha industria. Los principales del grupo brasileño en Uruguay explicaron que China representa más del 50% de los embarques realizados por la planta en Salto, por lo cual al quedar sin poder exportar a ese destino se perdía la sustentabilidad de la actividad.
Comenzó el 2019 y la planta continúa parada, por lo que dialogamos con el Dr. Marcelo Secco, CEO para el Cono Sur de América del Grupo Marfrig, para conocer la realidad de la planta. El industrial dijo a CAMBIO que en primer lugar se logró enviar a todos los funcionarios a licencia anual, permitiendo que los mismos recuperaran parte de los ingresos que pierden por encontrarse en el seguro de paro.
Sobre el retorno a la actividad, Seco dijo que “las plantas no fueron hechas para estar paradas”, por lo que se analiza constantemente la posibilidad de concretar negocios que permitan retomar la actividad en la planta salteña. El industrial dijo que “se estudia un mercado alternativo y negocios que permitan retomar la actividad a comienzos del mes de febrero”.