Jueves 29 de octubre, 2020
  • 8 am

Cuestiones municipales (Parte 2)

Gustavo Coronel
Por

Gustavo Coronel

9 opiniones
Diario

Por Gustavo Coronel
La semana pasada abordamos algunos aspectos municipales que nos preocupan mucho.
Es que Salto, ciudad y campaña, lleva ya varios años viviendo una situación de asfixia económica que hacen que el departamento se haya “trancado” en varios temas importantes relacionados a la Intendencia.
Convengamos que Salto fue históricamente un departamento destacado entre los otros 19 departamentos. Para decirlos claramente despertaba admiración en los que nos visitaban y era motivo de orgullo de nosotros los oriundos.
Pero lo nuestro no puede quedar solamente en protesta.
Que deberíamos hacer desde una Intendencia y convocando a los actores significativos de nuestra sociedad para trabajar en conjunto?
Reimpulsar el Turismo Termal, esa estrella que nos distingue de otras zonas y que por momentos vemos como Arapey y Daymán caen en inexplicables bajones, mientras nosotros discutimos por el número de personas que entraron o pasaron por boletería.
Deberíamos preguntarnos si vamos a seguir desperdiciando un pozo termal en la zona del cuartel, cuando otros departamentos darían fortunas por tenerlo.
Explotar las bellezas de lo que significa el Lago de Salto Grande, incluyendo a Constitución y a Belén en ese proyecto.
Crear circuitos turísticos, echando mano a los técnicos que la Universidad ha formado.
Embellecer nuestros espacios verdes distintivos, el Parque Solari, el Parque Harriague con su inigualable auditorio Víctor Lima, las costaneras Norte y Sur, etc.
Pero también lo otro importa, y Salto está industrial y comercialmente apagado. Notamos una disociación entre la Comuna y los actores privados, inversores, productores, gente de negocios que en definitiva son los que mueven la economía del Departamento. Fuimos de los últimos en ir a China y esperamos que las cosas no quede solo en anuncios, pero….los de acá también importan y con ellos es que debemos volver a tejer la trama productiva en la cual nos negamos a que la Intendencia sea un simple espectador.
Desde Pascual Harriague a la fecha hemos tenido varias innovaciones y revoluciones hortifrutícolas, pero ya hace un tiempo que estamos adormilados en el rubro y la mano de obra lo siente, en los barrios se nota la falta trabajo.
Quedan muchas cosas por impulsar o re impulsar: un puerto de barcazas, un canal para llegar a Salto Grande, un aeropuerto catalogado como el mejor de la zona equipado y activo, rutas departamentales progresivamente asfaltadas, la ayuda a ciertos sectores para su reconversión productiva, una agencia gubernamental de ventas y exportaciones al extranjero, una zona franca o puerto seco, o zona logística, etc. etc.
Somos también un gran Polo Educativo, pero la cosa muchas veces por parte de los actores gubernamentales queda solo en anuncios. Cuando asumiremos nuestra condición de ser el POLO Educativo del Norte del Rio Negro? Y en eso la Intendencia tiene mucho para colaborar. Allí tenemos más de 5.000 o 6.000 personas que pasan 10 meses viviendo y consumiendo en nuestra ciudad.
En fin, somos muchas cosas, y a la Intendencia debería importarle y ayudar y también hacer su parte para consolidar estas potencialidades, pero eso sí, antes podríamos empezar por arreglar nuestras destrozadas calles de Salto, eso ya sería un buen comienzo.