Lunes 22 de abril, 2019
  • 8 am

SUL: Control de afecciones podales es “indispensable” en veranos llovedores

El Secretariado Uruguayo de la Lana realizo recomendaciones para las diferentes categorías de ovinos.Rengueras y manqueras son signos muy tardíos de la afectación podal. Madres con Pietín en la lactancia inexorablemente destetan corderos con presencia de la enfermedad.
Toda vez que se planifica la ida de la majada a los corrales se deberá aprovechar la oportunidad para realizar baños podales, ya sea con formol-40 al 5% por 3 minutos o con Sulfato de Zinc al 10 % por 15 minutos, los cuales serán de gran utilidad siempre y cuando sean apartados y aislados los animales con lesiones crónicas y/o con lesiones avanzadas e incurables de Pietín.
Los carneros deben ser especialmente vigilados en e sta instancia con baños podales a efectos de prevenir la evolución de las lesiones iniciales.
La excesiva humedad puede contribuir a la aparición de otras enfermedades podales como “hongos de las patas “, abscesos de dedo y cuadros irritativo-alérgicos localizados. En las cuartillas, por encima de los “pichicos”.
Enfermedades infecciosas
La vacunación contra Ectima Contagioso a la señalada brinda una protección importante contra esta enfermedad en estos veranos lluviosos.
Es importante prevenir episodios de Clostridiosis (variedad: Enterotoxemia o Riñon Pulposo) cuya prevalencia aumenta en veranos con animales en buen estado y pastura “verde”.
Esta enfermedad causa muertes agudas y sobreagudas, en goteo. Se sugiere vacunar los corderos con vacunas acuosas a la señalada y completar la primo vacunación con una segunda dosis a los 25-30 días.
De no haberlo realizado, sugerimos comenzar una primo vacunación administrando una primera dosis al destete y revacunar en corto período según la vacuna utilizada.
Enfermedades parasitarias externas
Si en el correr del año en el establecimiento se hubiera constatado la presencia de Piojo Ovino, se destaca la utilidad de un baño de inmersión en el verano a todos los ovinos del predio intentando coordinar con los vecinos tratamientos sincrónicos. En veranos muy lluviosos pueden aparecer “miasis notradicionales” que afectan zonas de piel con lana sin heridas. La misma es ocasionada por otro tipo de mosca y es recomendable en todos los casos esquilar en forma amplia la zona afectada para poder evaluar correctamente el grado afectación y de esta manera lograr una cura certera y duradera a través de la aplicación de antimiásicos.