Viernes 22 de febrero, 2019
  • 8 am

Planificación de temporada con pases y un nacional

Publicite aquí

Los dirigentes de la Liga Salteña de Básquet se reunieron en procura de armar un calendario de competencia para las diferentes categorías de la temporada. En este sentido, al menos por ahora, proponen un Torneo de Primera División a jugarse desde setiembre 2018 a febrero 2019.

Para la instancia los equipos podrán tener dos pases locales, y una ficha nacional. Los días de partido serían los viernes y sábados, y para ello los clubes deberán hacerse cargo de vender las entradas en boleterías y pagar los árbitros.
En este sentido, hay quienes pretenden que la venta de entradas, no solo durante la temporada regular, sino en playoffs, la recojan también los clubes a diferencia de pasadas temporadas en las cuales la recaudación en esa instancia era para la Liga Salteña a diferencia de los gastos que ocasiona el club a lo largo de la etapa de campeonato-clasificación.
Se establecieron además que el costo de pases locales es de tres mil pesos, y en caso de poder contar con una ficha nacional, el mismo tendrá un valor de cinco mil pesos.
En cuanto a la actividad de las Divisiones Formativas, se propone jugar de marzo a octubre, es decir, cinco meses, y luego tener la posibilidad de jugar competencia regional con los organizados por OBL o Federación Uruguaya.
Se permitirá dos pases por categoría con consentimiento de ambos clubes, del que se marcha y recibe. Para este caso además si fijaron costos de transferencias; para Sub 14 y Sub 16, mil pesos, Sub 18 y Sub 20, dos mil pesos, y los debe pagar el jugador.
ARBITROS
No es un asunto menor lo referido a los árbitros de nuestro medio. La relación entre la gremial local y los dirigentes de la Liga se deterioró en las finales de la pasada temporada cuando se trajo capitalinos a arbitrar la definición entre, Nacional-Ferro Carril. Varios jueces quedaron muy distanciados, incluso en aquel momento el presidente de Ujobb Salto, José Gabriel De Los Santos, manejó la posibilidad de renunciar al cargo. Los árbitros incluso se declararon en conflicto al ser separados y no tenidos en cuenta para la definición, luego de algunas “facilidades” que otorgaron a la dirigencia de la Liga cuando la misma le solicitó favores debido a la precaria situación financiera de la propia Liga.