Viernes 22 de febrero, 2019
  • 8 am

Abigeato en Rocha: “La responsabilidad está y creo que cualquier firma consignataria tendrá que hacerse cargo”

Publicite aquí

El caso de abigeato en Rocha que determino la formalización por parte de la Fiscalía de varios involucrados en el tema, también incluyó a firmas consignatarias. CAMBIO dialogó con varios intermediarios y en casi todos los casos la respuesta tenía como eje que “los negocios se hacen en confianza”, es decir que en la mayoría de los casos no se controlan las marcas, ni el sexo de los animales, sino únicamente los asteriscos a nivel de la trazabilidad.
En este sentido dialogamos con el presidente de la Asociación de Consignatarios de Ganados del Uruguay, José Aicardi, para conocer el posicionamiento de a gremial sobre esta situación que ha generado este delito en el este del país. El intermediario remarcó que “la letra chica dice que hay que controlar”, por ende, “la responsabilidad está y creo que cualquier firma consignataria tendrá que hacerse cargo”.
“Creo que las cosas están hechas para que se actúe de buena fe y cualquier sistema puede tener sus falencias o permeabilidad a que pueda pasar algunas cosas como las que estamos viviendo y siempre que haya un acto de mala fe va a complicar el proceso” dijo Aicardi, quien resaltó que la trazabilidad en nuestro país “es buena” y gracias a la misma se han encontrado casi todos los ganados en dicha operativa.
Momento de analizar
Para el presidente de los consignatarios, “está bueno poder analizar lo que pasó y ver como uno puede prever o mejorar esta situación”. En este sentido dijo que “muchas cosas se reglamentan y se legislan desde el punto de hacer las cosas muy bien, pero a veces desde un escritorio y cuando uno lo lleva a la logística, eso no es tan fácil”.
Aicardi indicó que en este caso hay varios involucrados en toda la cadena y no solamente el consignatario, remarcó que todos los movimientos se realizan con guías selladas por la Policía y el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y desde su punto de vista los controles “están bastante flojos, probablemente por falta de recursos” dijo. Sobre los controles realizados por la Policía, el intermediario reconoció que “es imposible que suba un Policía con una linterna a un camión a las 12 de la noche y controle arriba de un camión las caravanas y 45 marcas”, sin embargo insistió que deben existir más controles aleatorios para prevenir este tipo de situaciones.
En el caso de la figura del consignatario dijo que toda empresa intermediaria, formalizada, seria y de servicios que cobra una comisión, “debe ser responsable de los negocios que hace, por ende, la letra chica dice que hay que controlar. En este caso si por la mala fe de una persona te ves involucrado, vas a tener que responsabilizarte lamentablemente, porque uno no controla a ese grado de marca a fondo” reconoció el operador.
“La Marca”
“Acá se marca hace más de 100 años los ganados y la verdad es que siempre hubo abigeato y hay que ir a la marca para saber de quién son los ganados, normalmente esas cosas eran la excepción y no era regla” dijo Aicardi. El consignatario reconoció que antes “todo el mundo que recibía ganado, cuando era solo la marca, iba a revisar una a una y a raspar la marca. Me parece que son métodos de contralor que hay que tener cuando suceden casos de este tipo porque si no nos volveríamos locos.
El consignatario comparó la marca de los ganados con el número de motor o de chasis de un auto, “creo que tu compras un auto y no te vas a fijar en el número de motor o de chasis, pero debe tenerlos porque frente a algún problema al final se dirimen las cosas en ese punto y creo que lo que se está comprobado es que la marca tiene que estar”. Aicardi dijo que en el norte del país este tipo de controles se siguen realizando por parte del productor y la contramarca se sigue haciendo, sin embargo “en otros lugares capaz, hasta por la falta de gente y de estructura, esas cosas no se hacen debidamente, las contramarcas y eso, y acá la letra chica dice que hay que controlarlo eso y la trazabilidad”.
Sanciones fuertes
Aicardi lamentó la ausencia de la persona que vendió los ganados, quien se suicidó el pasado mes de diciembre de 2018. Para el consignatario las sanciones a las personas involucradas en este tipo de situaciones deben ser fuertes, “acá está el productor que vende y si actuó de mala fe deberíamos de sancionarlo, pero sancionarlo fuerte. A las personas que se involucran en este tipo de cosas hay que sancionar y no sanciones livianas, lo mismo que a los operadores que a veces actúan, cuando digo operadores digo operadores de la trazabilidad y operadores consignatarios que estamos en el tema”.
El consignatario lamentó que este tipo de excepciones se tomen “como regla” y expresó que existe la necesidad de “controlar mejor” el sistema y reafirmó su posicionamiento con respecto a las sanciones. “Deberíamos ser muy fuertes en la forma de sancionar esto. El que empiece a hacer esto, que sepa que corre un riesgo importante, sino creo que eso es lo más complicado que queda en el sistema, cuando estas cosas no son severamente sancionadas”.
Asteriscos y sexo
En la investigación de este caso se detectó que las vacas preñadas fueron reingresadas al sistema con caravanas de novillos, por lo que se manejó que esto no había sido tenido en cuenta por los operadores. En ese sentido los operadores que consultamos en CAMBIO, señalaron que lo que se visualiza en la trazabilidad son los asteriscos y no el sexo de los animales, salvo que se realicen simulacros de campo para el ingreso de los ganados a los corrales.
José Aicardi, dijo que desde la gremial se viene trabajando en este tema dentro de la mesa del Sistema Nacional de Información Ganadera (SNIG), con Alberto Gallinal quién representa a la gremial en dicho ámbito de trabajo. “Tenemos una reunión importante con todos los que integramos el SNIG en marzo, pero estamos pidiendo que se adelante a febrero” para tratar este y otros temas.
El consignatario dijo que “es verdad. Cuando uno hace un control de campo hoy, cualquier operador, productor o intermediario, lo primero que lee es el estatus de la caravana, que lo primero que salta son los eventos de asteriscos, que indica si hubo alguna alteración en la vida de ese animal, no te permite ver el sexo del animal, salvo que si sos un operador autorizado y registrado, realices un simulacro de campo”.
Aicardi señaló que la realización de un simulacro “es bastante engorroso porque no lo podes hacer online en el momento que lees un ganado, muchas veces no hay señales de internet, pero igual te permite ver el sexo animal a animal”. El presidente de los consignatarios dijo “le estamos pidiendo al SNIG en abrir más la información, que sea más publica y sea más fácil tener conocimiento de eso para que no sucedan cosas como las que están sucediendo en Rocha”.