Martes 7 de julio, 2020
  • 8 am

Juan Dámaso Jackson

Enrique Cesio
Por

Enrique Cesio

98 opiniones

Por los caminos De la Historia del Uruguay  y el Mundo
Por Enrique Cesio

Juan Dámaso Jackson

Hijo de un inglés protestante y de una madre católica, ahijado de Mons. Larrañaga, de quien llevaba su nombre, perteneció a una de las familias más ricas del país. Se resume su vida entre los negocios-en lo cual fue un modernizador- y la filantropía, que fue su pasión constante.

Nacido en 1833, fue enviado a Londres, para especializarse en comercio y luego pasó a Estados Unidos, regresando en 1858.Se enroló en la Guardia del Gobierno de Pereira y llegó a Teniente de Dragones. Sin embargo, su pasión era dedicarse a la explotación rural de su padre, que alcanzaba unas 300.000 hectáreas y una barraca en la Ciudad Vieja de Montevideo.

Diario

Fue fundador y principal accionista del Banco Comercial y con su socio Jaime Cibils, construyeron el dique de carena de Punta Lobos. Latorre que trataba muy bien a los ricos de su tiempo, lo nombró para el Consejo Consultivo y fue electo senador por el Partido Blanco. Su acción política fue casi nula.

El espíritu solidario de Jackson, se aprecia al saber que cuando se producían las guerras civiles, proveía de carne a los ejércitos de ambas partes y no los cobraba, porque consideraba estaba dando de comer a los soldados.

Integró varias veces la Comisión de Caridad y fundó cerca de Manga, la primera escuela agrícola del país, en un predio de 500 hectáreas de su propiedad, además de financiar a los primeros profesores traídos de Francia. Dicha escuela lleva su nombre en la actualidad.

Su espíritu católico lo hizo lograr una excepción para que su padre protestante, pudiera ser enterrado junto a su esposa, en el predio de la Capilla que lleva su nombre y actualmente se mantiene en impecables condiciones. Descendientes de su familia y de sus hijos han seguido siendo protagonistas de la vida nacional. Murió en 1892 y también descansa en la Capilla de la Avenida Herrera.