Martes 16 de julio, 2019
  • 8 am

Instalación de sistema obligatorio de rastreo satelital de camiones genera polémica en el rubro

Por Andrés Torterola.

El ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, anunció en el mes de octubre en el Parlamento que la totalidad de la flota de vehículos profesionales de carga de nuestro país contará en breve con un sistema de rastreo satelital. Esto permitirá saber “por cuál ruta circulan los camiones, dónde van, qué carga llevan, quién los maneja, los horarios y las paradas que hacen.

CAMBIO dialogó sobre el tema con el empresario del rubro, Francisco Blardoni, quien al referirse a la iniciativa dijo que el mecanismo se denomina Sitrac. El decreto lo pidieron las propias gremiales del transporte ya que pretendían darle trazabilidad o transparencia al transporte, porque había personas que trabajaban en forma irregular o empresarios que tenían choferes jubilados o en seguro de paro o sobre todo trabajando muy por debajo de la tarifa.

MAYOR CONTROL

Santa Fé

En su momento se creó a través de la Intergremial de Transporte Profesional de Carga Terrestre del Uruguay (I.T.P.C.), un sistema que cuando sabía de alguna empresa que tenían estas irregularidades hacía una especie de denuncia para que lo vayan a investigar. “Porque por ejemplo estaban cobrando fletes muy por debajo de los costos, este sistema no funcionó por distintos motivos, hasta que surge la idea de aplicar un elemento electrónico. Se trata de una especie de chip que va colocado en el camión donde ahí tienen acceso todos los organismos de control, Ministerio de Transporte y Obras Públicas, DGI, Banco de Seguros del Estado, -Ministerio de Trabajo y Seguridad Social-, que a su vez va asociado a una guía de tránsito que primero era papel y ahora se pasaría a electrónica, se hace de un celular o una computadora cualquiera”, explicó Blardoni.

“Es un dispositivo parecido a un GPS que van a tener que tener todos los vehículos de transporte profesional de carga, que indica por cuál ruta circulan los camiones, dónde van, qué carga llevan, quién los maneja, los horarios, las paradas que hacen y otros datos”.

PRECIO REFERENCIA

Blardoni dijo que lo que quieren las gremiales es que haya un precio de referencia. El gobierno en primera instancia dijo que no podía fijar una tarifa porque ese tema es entre privados, entonces surge una tarifa que la hace el Ministerio de Transporte en conjunto con la Universidad de Montevideo y con la propia I.T.P.C donde refleja los costos reales para cualquier acarreo.

“Todas las gremiales asociadas votaron a favor a este dispositivo porque entre ellos había lo que se llamaba punto cero, es decir a partir de la implementación de los equipos no se verificaba para atrás BPS y DGI o sea la empresa que tenían deudas como que les quedaba blanqueada y verificaban desde la implantación del chip para adelante, luego el BPS dijo que no podía perdonar deudas porque eran aportes y a partir de ahí comenzaron ciertas reticencias”.

EMPRESA MONOPÓLICA

El ministerio cuando llama a licitación pedía ciertos como requisito que la empresa que instalara los equipos tuviera una experiencia mínima de tres años. La publicación se hizo en noviembre, se presentó una sola empresa que está asociada a los precintos electrónicos de aduana.

“Se está hablando de un negocio de mucho dinero porque son 18 mil camiones a un costo por año de 300 dólares. Son 14 millones de dólares por año. Lo que no aparece como transparente” –dijo el empresario- “es que el ministerio tendría que permitir que se homologuen varias empresas y el cliente contrata con el que quiera y no con el impuesto por el ministerio ya que en este momento hay una empresa monopólica que se encarga de instalar los aparatos”, dijo.