Sábado 23 de febrero, 2019
  • 8 am

De acuerdo a registros oficiales de la Intendencia 1.320 familias salteñas residen en asentamientos

Publicite aquí

Por Andrés Torterola.

Luego de la nota publicada sobre los 5.000 salteños que viven en asentamientos irregulares, CAMBIO entrevistó al Director de Desarrollo Social de la Intendencia de Salto, Regino López. El director manifestó que, en la ciudad de Salto, la última década dejó de manifiesto una de las problemáticas más importantes que afecta no solo las normativas de urbanización, sino que la situación es aún más grave por las condiciones de desarrollo de las familias en situación de vulnerabilidades y es la problemática de la vivienda. La vivienda es el medio que permite desarrollar otras políticas sociales con mayor impacto en el proyecto de vida de cada persona.
JÓVENES BUSCAN INDEPENDIZARSE
Según los registros existentes en la Intendencia de Salto hay identificados 23 asentamientos, el incremento de este sistema de construcciones dispersos en la ciudad surgió a partir del año 2002.
En estos asentamientos están ubicadas aproximadamente 1.320 familias, que han generado la proliferación de viviendas precarias sin servicios, en esos lugares se viven situaciones de hacinamiento y generan también un contexto social que incrementa la inseguridad, la deserción de jóvenes a los sistemas educativos, problemas de salubridad y otros.
Actualmente los funcionarios de la Dirección de Desarrollo Social intervienen aproximadamente en un 17% de las familias a través del Programa de Mejoramiento Barrial y el Plan Juntos.
López dijo que es importante señalar que hasta el año 2010 la formación de asentamientos fue más controlado y en algunos casos, como por ejemplo Asentamiento Barbieri, fue realojado a un programa de vivienda digna. El incremento de ocupaciones no formales y la demanda de terrenos o viviendas no solo tiene que ver con la inestabilidad laboral que incide en bajos ingresos y en consecuencia no pueden acceder a una vivienda en carácter de inquilino, sino que también tiene que ver con una mayor cantidad de divorcios y separaciones de parejas muy jóvenes que buscan independizarse, hogares monoparentales, hombres solos y jóvenes que se independizan de su familia por el hacinamiento en que viven.

 

Publicite aquí