Sábado 25 de mayo, 2019
  • 8 am

Invirtiendo todos los recursos arribados

Álvaro Lima
Por

Álvaro Lima

113 opiniones

Por Álvaro Lima
Frente Amplio. Salto
Recibimos con ímpetu esa buena noticia. Un equilibrado anuncio, en términos de las partidas que fueron asignadas al gobierno de Salto y la meta de llegada; centra hoy el aún naciente año de definiciones.
El Gobierno Nacional destina, a las diecinueve Intendencias del país, dineros a rendir provenientes de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP). La dirección a desandar de esos montos, lo constituyen aquellos proyectos de infraestructura que le pudieren elevar.
Es ahí cuando el programa de gestión de la actual administración salteña, mueve a la decisión de focalizar los esfuerzos en un sentido.
Elaborar la propuesta, hacer el contenido, involucrar personal técnico y funcionarios; son eslabones que se suceden todo el tiempo.
El Departamento de Salto, con ésta administración, acaba de ejecutar el 100 % de todos los fondos recibidos por concepto de FDI del año 2018. La cifra recibida e invertida asciende a 110 millones de pesos.
Del mencionado monto, no se guardó nada éste gobierno local. Menos aún, no se devolvió porque no quedó ni un vintén de vuelto. Aprovechamiento integral en beneficio de la porción gobernada.
Cuatro segmentos de desarrollo vial y mejoramiento en infraestructura se abordaron; involucrando para determinadas tareas a las empresas constructoras privadas de ésta comarca.
El primer foco de inversión proveniente de la OPP, lo constituye la remozada avenida Apolón de Mirbeck, en el tramo que se extiende desde Avda. José Enrique Rodó hasta la ruta nacional n º 3.
Dicho tramo en cuestión, contará ahora con carpeta asfáltica y se venía realizando por estos días; la señalización horizontal correspondiente.
Cerca de allí, encontramos a la remodelada Avda. Carlos Reyles que es objeto de una intervención histórica que consiste en colocación de carpeta asfáltica desde zona del Puente Blanco hasta el By Pass.
Asimismo, en dicha avenida se está trabajando en la construcción de cordones cunetas, cantero central y en la canalización de los desagues de las aguas. Todo ello, desde el obelisco a Rodó hasta las inmediaciones del Puente blanco.
El tercer segmento de intervención de los fondos provenientes de la OPP, se ha vertido en el proyecto de urbanización de barrio Calafí con construcción de cordón cuneta y bitumen de sus calles; así como el entubamiento de aguas pluviales que se extiende además a los barrios Macció y Villa Sara.
Finalmente, parte de ese dinero que Salto ha invertido en beneficio de toda la sociedad comprende el mantenimiento urbano de las calles que con la reciente inundación provocó graves deterioros en las vías de tránsito.
Mención especial para el perjuicio que muchas viviendas padecieron con el desborde de los arroyos que surcan nuestra ciudad y algunas cañadas.
Los beneficios colectivos y una mejor calidad de humanidad no tienen precio. Las obras son, en algunos casos innovadoras.
No ha quedado dinero sobrante ni se escatimaron energías. Pero hay algo que sigue vigente y es la sana intención de ser creíbles. Mucho más; con dineros ajenos.