Domingo 24 de marzo, 2019
  • 8 am

Juan Sartori, precandidato Partido Nacional: “Salto debe contar con un Centro Universitario de Innovación y Desarrollo”

Por Julio Aguirrezábal

Juan escucha”, así se denomina la gira que el precandidato nacionalista, Juan Sartori, realiza por todo el país con el objetivo de escuchar los planteos e inquietudes de la gente y en base a eso elaborar sus lineamientos programáticos. Dueño de exitosas empresas diseminadas en más de 20 países, entre ellas el club inglés de fútbol Sunderland. Sostiene que ingresó a la política con el objetivo de ayudar a los demás y descontaminar una clase política que solo cuida sus intereses personales.

Está casado con Ekaterina Rybolovlev, hija del multimillonario ruso Dimitri Rybolovlev, y tiene dos hijos. Dimitri, según la revista Forbes, posee una fortuna estimada en $. 8.500 millones de dólares.

Dueño de una sencillez llamativa para ser quien es. Ingresó a la oficina donde se iba a realizar la entrevista ensimismado con su teléfono celular: “Hola, qué tal… no se asusten si pego un grito de gol, porque está jugando el Sunderland”.

En esta entrevista es posible conocer quién es este multimillonario que con solo 14 años realizó con éxito su primer negocio y hoy quiere ser Presidente de la República.

———————————————————-

-¿Cuánto tiene que ver el empresario Oscar Costa en su ingreso a la política?

Con Oscar nos conocimos hace unos 15 años. Cuando yo quería empezar a invertir en agricultura en Uruguay, él ya tenía actividades agrícolas y yo necesitaba un operador, por Internet me conecté con él y empezamos a hacer negocios juntos y desde ese momento nos conocimos y empezamos a trabajar. En la actividad agrícola formamos la empresa UAG juntos.

-Lo primero que se dijo cuando empezaron los rumores de su ingreso a la política, fue que su creación multimillonaria, Unión Agricultural Group (UAG), era calificada por el BROU como deudor irrecuperable. Hoy por hoy Ud. es solo un accionista, ¿UAG fue su niña mimada?

No para nada. El problema es que todo el mundo confunde Union Group que es el holding que yo armé y que tiene negocios en el mundo entero, con UAG que es una de las empresas relativamente chicas de mi holding es la empresa agrícola en Uruguay. Esta empresa tiene deudas por su actividad pero garantizadas por más de 10 veces su patrimonio. Es verdad que esa empresa tiene deudas y también es verdad que están absolutamente garantizadas y vigentes y que no es ningún problema para el BROU, menos decir que es incobrable. Fueron a buscar un tema que no tiene nada que ver con deudas incobrables, para atacarme políticamente. Creo que lo que no les gustó es que no haya pedido permiso y que haya ido a buscar la aprobación de la gente sin pedir autorización, como que son dueños de la política en mi partido o en mi país. Fue una semana donde se dijo cualquier cosa, pero hasta ahora creo que la gente se dio cuenta y puso en evidencia que el sistema político tenía algo mal, porque cuando llega alguien a hacer algo bueno lo primero que buscan es como defender la chacrita o el carguito y buscar algún problema que después, con los comentarios, desprestigie mi figura.

-¿Cuál fue su estrategia para poder vincularse a los grandes capitales mundiales? No cualquiera puede hacerlo.

Yo creo que sí, cualquiera puede hacerlo, justamente mi historia es un ejemplo. Si uno estudia, trabaja y hace las cosas bien, en el mundo se desarrolla de la misma manera. Es como decir que nuestra selección de fútbol con 3 millones de habitante salga campeón del mundo, trabajando duro, poniéndole garra y ganando los partidos uno a uno se puede. La actividad empresarial no tiene nada extraño, es una actividad donde uno tiene ideas, sale a trabajar, desarrolla, arriesga y arma equipos para que funcione. Yo tuve la suerte de estudiar en buenos lugares que me dieron una muy buena formación académica, pero yo no diría que es lo único que explica el éxito en la vida y menos en los negocios. Yo fui empezando con mi primer empresa a los 15 años, Unión Capital, trabajando y creciendo, a partir de ahí creció mucho y fue lo que me dio una base de negocios y capital para después seguir expandiéndome en otros lugares del mundo.

-Hay una historia sobre un libro que usted encontró en una librería y realizó su primer negocio. ¿Cómo fue?

-(Se ríe) A mi me gustaban muchos los libros antiguos y recorriendo una librería, cuando tenía 14 años, veo el nombre en un libro que había visto en un cartel en un banco, Banco Cramer. Se me ocurrió que podía ser de la misma persona, pedí que me fiaran el libro hasta el día siguiente, no tenía dinero para comprarlo. Al día siguiente me presenté en el banco y expliqué que tenía algo que le podría interesar al director. Esperé dos o tres horas, bajó el director del banco y me dijo: “Esto es extraordinario, es mi tatarabuelo”. Y se lo vendí en varios cientos de dólares más caro que lo que lo había comprado y ese fue mi primer negocio.

-La Compañía Hidroeléctrica Andina de Perú también es suya.

-Mis negocios son las inversiones. En el año 2010, empecé a orientar mis negocios hacia Latinoamérica, porque comprendí que faltaba capital y profesionalización. En Perú, en el 2010, hubo una demanda de electricidad muy grande y yo le compré parte de las operaciones a una empresa alemana, NBW, y desarrollé una empresa hidroeléctrica en Perú. Terminó siendo una empresa que se llama Polaris que está cotizada en bolsa en Canadá.

-Ser yerno “de” ¿Le abrió otras puertas a nivel mundial?

De ninguna manera. Porque yo ya lo tenía todo antes de casarme y de conocer a mi mujer. Creo que es al revés, el haber tenido mucho éxito en lo mío y ser una persona totalmente independiente en lo económico y en lo que logré me dio la libertad de poder casarme sin cuestionamientos, sin ningún tipo de vínculo o de necesidad.

-¿En cuántos países tiene propiedades o inversiones?

En unos 20 países. Mi vida durante más de 10 años fue 20 días al mes viajando y nunca más de 2 o 3 días de corrido en un mismo país. Estaba dos días en Francia, dos días en EE.UU, dos días en Canadá, después venía a Uruguay dos días, luego iba a Perú a China, sin parar. Hasta que llegaron los hijos, ahí todo cambió y fue el momento en que bajé el empuje empresarial, empecé a salir de la parte operacional, directorios y dirección.

-¿La estancia “La Verónica”, en Salto, es suya o de UAG?

-Es de UAG.

-¿Piensa tener propiedades personales en Salto?

Por ahora no creo, porque campo tengo suficiente a través de mis empresas, además nunca tuve mucha cosa que no fueran de mis empresas. Yo en realidad me compré un apartamento en Montevideo y otro apartamento en Londres hace poco, pero mi actividad siempre fue a través de las empresas, no soy alguien que tengo cosas propias. Para mí lo empresarial y económico son instrumentos para hacer más cosas.

-En Uruguay predomina la actividad agropecuaria en sus negocios. ¿Cómo se lleva con las tareas del campo¿ ¿Solo la inversión o conoce las tareas de campo?

Mi abuelo tenía un campo en Florida y yo pasaba todos los veranos en el campo. Por tanto crecí tres meses por año en el campo, por tanto andar a caballo y las tareas de campo es algo que me gusta y revivo la niñez. Después a través de los negocios he recorrido el país durante 10 años, en especial por los negocios agropecuarios. Aquí en Salto, a La Verónica, habré venido 10 o 15 veces en los últimos años. Hay un detalle muy interesante, muchas veces me conocen más en pequeños pueblos del interior del país, por mi actividad agropecuaria, que por los medios.

-¿Cuando se moviliza al interior lo hace por tierra o en avión?

Para venir a Salto hemos contratado un avión, pero como venimos haciendo una recorrida pueblo a pueblo, gran parte del recorrido lo hacemos en auto.

-Usted compró el club de fútbol Sunderland. ¿Lo hizo como negocio o por hobby?

Es una mezcla de los dos. Seguramente no sea el mejor negocio que he hecho, tenía que ser algo sustentable. A mí no me gusta comprar algo por divertido y que después no funcione en la realidad. Yo hacía tiempo que quería comprar un club de fútbol y esto termina siendo una oportunidad por ser un club grande muy conocido y que había caído en dificultades. Por tanto fue juntar la pasión del fútbol, pero en un proyecto que tiene sentido y puede ser sustentable.

-¿Cuál es el atractivo de vivirlo a más de 10 mil kilómetros?

Bueno, yo veo numerosos partidos de fútbol por televisión. Como todas las cosas, yo siempre tuve operaciones en todos los países y no estoy en todos ellos al mismo tiempo. Vivir un proyecto también tiene algo conceptual que no solo es ir a ver los partidos. Yo estoy constantemente hablando, tomando decisiones, organizando, es decir, a mí lo que me gusta es proyectar cosas y no siempre soy el que las ejecuta.

-¿Por qué no lo hizo con un club uruguayo o ayudar a Nacional a trascender internacionalmente, digo porque usted es hincha?

-(Se ríe) Ese era el plan, pero no me dio el tiempo. Por tanto ahora tengo que hacer al revés, salir de todo lo empresarial para no tener conflictos de interés y sobre todo poder dedicar 100% de mi tiempo a la política. Pero seguramente si no hubiese ingresado a la política capaz que terminaba comprando o gerenciando un club de fútbol en Uruguay.

———————————————————————————

SI QUIEREN SABER MI PATRIMONIO

QUE ME VOTEN PRESIDENTE

-Todos dicen Juan Sartori el multimillonario. ¿A cuánto asciende su patrimonio?

Y bueno, si lo quieren saber que me elijan presidente y ahí voy a tener que declarar todo mi patrimonio con todos los detalles. Así que con gusto lo voy a hacer en ese momento.

-¿Por qué teniendo todo, pudiendo seguir haciendo inversiones privadas en Uruguay, prefiere aportar desde la política?

Primero por un tema personal. Yo hace más de 10 años que puedo considerar que lo tengo todo y tengo la libertad de tirarme en una playa y no hacer nada, pero no es mi vida, y no es lo que yo siento. Yo siempre traté de ser útil, de tener un desafío más, de aportar más y la vida es tratar de llegar siempre más adelante. Llegó un momento que lo empresarial no me generaba esa satisfacción y me pregunté: ¿y ahora que sigue? Y lo que sigue es tratar de ayudar a los demás, de engrandecer a mi país, solucionar problemas que yo veo y que no le dan solución y eso fue lo que motivó a entrar en política. No es ni por el cargo, mucho menos por el sueldo de Presidente. Cada vez que conozco más la política desde adentro me convenzo que hay que hacerlo con gente no contaminada, porque al final termina siendo un sistema de acomodos y no un sistema de mejorar y cambiar las cosas. La política debe ser una oportunidad de ayudar a la gente en determinados momentos y no que sea una carrera de vida y para siempre. Por eso me gusta que no haya reelección en Uruguay y sería bueno que no haya reelección para otros puestos electivos, por ejemplo senadores y diputados.

-Jorge Gandini lo atacó apenas se enteró que usted quería ser candidato. ¿Por qué cree que lo hizo? ¿Habló con él?

Habría que preguntárselo a él. A mí no me preocupa que haya críticas desde mi propio partido a lo que hice, porque yo tenía la intención de renovar el Partido Nacional. A mí esto me convenció de que voy por buen camino y sin preocuparme de lo que dicen los demás voy a buscar el apoyo de la gente y ahí sí veremos si me votan, si creen en mi proyecto o no, esa es la única validación que me importa.

-¿Se ha cruzado con él?

-Sí, nos hemos saludado, nos presentamos y todo bien, saludo cordial y nada más.

-Todos lo llaman el outsider, incluso desbancó a Edgardo Novick de ese título. ¿Sus asesores, o posibles integrantes de un futuro gabinete también son outsider?

Mi camino es muy distinto, por más que me tilden de outsider no podría haber hecho lo que estoy haciendo de manera más tradicional. Yo adherí como cualquiera a un partido tradicional, busqué una agrupación histórica que tiene tanta legitimidad como cualquiera, que es “Todos por el Pueblo” y que decidió presentarme como candidato cumpliendo con todos los requisitos del estatuto de mi partido y desde ese momento empecé a hacer campaña. Yo sé que tengo un perfil distinto, que no vengo de la política tradicional, pero al mismo tiempo no soy un anti sistema, ni digo que los partidos están mal, ni le falto el respeto a las instituciones. Yo creo que nuestro partido necesitaba renovación y solo podía hacerlo con alguien como yo. Con un perfil distinto de los que había. Es decir, soy distinto de quién arma un partido nuevo y dice que viene a cambiar.

-Pero su equipo hasta ahora es un misterio.

-Tenemos unas 100 personas que están trabajando en la campaña. Tenemos a Alem García que es el que ha tenido una mayor visibilidad, pero tenemos un equipo y decenas de técnicos que están trabajando y preparando las propuestas. Estamos trabajando con equipos, incluso, más grandes que cualquiera de otras campañas que andan por ahí. Lo que pasa es que a mí no me gusta esa actitud de la política donde uno ya anda repartiendo cargos antes de ver si una candidatura es viable o si se puede ganar una interna. Yo lo que sí tengo es mejor experiencia que cualquiera de los otros precandidatos en contratar profesionales y gente capaz de realizar resultados. En mis empresas he tenido gente de todos los partidos e incluso ex ministros trabajando…

-… ¿Cómo por ejemplo?

-Julio de Brum (expresidente del BCU), Roberto Vázquez Platero (ex ministro de MGAP), es decir lo importante es tener capacidad de elegir los mejores y ponerlos en mi equipo.

-Convengamos que es muy difícil que en esta elección interna usted pueda ganar…

-… (Interrumpe) No comparto para nada. Histórica y estadísticamente nunca a 5 meses de la interna blanca quién era favorito ganó, es un dato histórico. Es decir, si algo sería lógico sería que no gane el que es visto como favorito.

-De acuerdo. Una encuesta en Twitter dice, de 1.217 personas que votaron, el 43 % ve ganador a Lacalle Pou y el 34 % a Juan Sartori.

Yo no tengo dudas que tengo una gran estrategia de trabajo, que trabajamos para ganar la interna y creo, por lo que estoy mirando, es muy viable ganar esta interna. El mundo está muy distinto que hace 5 años y lo único que queda es trabajar duro en los últimos 5 meses y luego se verá.

——————————————————————————

SI EL INTENDENTE (LIMA) ME LLAMA

ESTARÉ ENCANTADO EN AYUDARLO

-Salto se caracteriza por ser una ciudad universitaria, de producción agropecuaria y de turismo ¿Qué haría usted si tuviera el poder de hacer algo por Salto?

-En general lo agropecuario tiene que funcionar en todo el Uruguay, porque es la industria y sector más grande del país y si le va mal, le va mal al Uruguay. Hay que hacer todo lo posible para que al sector agropecuario le vaya mejor y eso es reducir los gastos e impuestos. Hay un problema de costos hoy que los hace inviables y todo el mundo se va. Pero además estoy convencido que Salto tiene que pensar hacia el futuro. Salto tiene una muy buena formación universitaria de jóvenes que están pensando en otra industria, no en la de los años 80 y 90. Viven pensando que el mundo de hoy es digital, electrónico es uno solo, por tanto es necesario que en Salto haya un Centro Universitario de Innovación y Desarrollo de nuevas industrias. Incentivar la robotización y la innovación tecnológica para pegar un salto hacia un país 10 o 15 años más adelante.

-Su amigo Oscar Costa dijo que usted es el único que puede traer grandes inversiones y como ejemplo puso que no solo puede traer una UPM, sino 20 UPM. Si el intendente de Salto lo llama y le pide ayuda ¿Qué aporte le haría?

Traer inversiones es en lo que tengo experiencia y ya lo he hecho en lo privado. Quizás las inversiones más grandes del Uruguay las he traído yo, pero ha trascendido poco. Si el intendente me llama estaré encantado de ayudarlo cuando sea. Para traer inversiones el modelo es muy fácil. Hay que tener un marco jurídico adaptado a esas nuevas industrias. UPM vino porque se aprobó una Ley de Forestación que generó las condiciones jurídicas. Por tanto habría que pensar 20, 30 industrias para las cuales habría que generar un marco jurídico y que se instalen, sean competitivas con el mundo e ir a buscarlas. Yo estuve hace dos semanas en el Foro de Davos, donde estaban los principales jefes de Estados Latinoamericanos comunicado y tratando de vender a su país como un buen lugar para inversiones y firmando acuerdos y de Uruguay estaba solo yo, del gobierno nadie. Eso no puede ser.

PERFIL DE JUAN SARTORI

Juan Sartori (6 de febrero de 1981) es un empresario uruguayo, fundador de la compañía Union Group, una firma privada de gestión de inversiones y capital privado con importantes intereses estratégicos en América Latina, que cubre los sectores agrícola, energético, forestal, de infraestructura, minerales, petróleo y gas e inmobiliario.

Nació en Montevideo, se mudó a Europa a los doce años y vivió en países como Francia y Suiza. Tiene una licenciatura en Economía y Negocios de la École des hautes études commerciales de Lausana y cursó el último año en la Universidad de Harvard.

En 2015, se casó con la multimillonaria rusa Ekaterina Rybolovlev y es dueño del club inglés Sunderland y su suegro, -el magnate Dimitri Rybolovlev-, es dueño del club Mónaco.

El 11 de octubre de 2018 se anunció que iba a presentarse como precandidato a la Presidencia de la República del Uruguay por el Partido Nacional.