Domingo 24 de marzo, 2019
  • 8 am

14/3/2019

SUELTOS

En uno de los caminos inter-chacras que hay en la zona del Hipódromo un lector captó esta imagen donde se observa a varios equinos sueltos próximo al camino vecinal. Los caballos estaban tranquilos, pero el ciudadano dijo que es un riesgo el hecho de tener animales sueltos que en cualquier momento se atraviesan y provocan un siniestro.
PELIGROSO
Un lector advierte por la cantidad de niños, -algunos que no superan los 11 años-, que circulan en bicicleta por calles y veredas. “Es un gran riesgo y no puedo entender como hay padres que permiten que sus hijos circulen por la calle con el tránsito que tiene Salto”, dijo el hombre. Además de desconocer gran parte de las normativas de tránsito, por lo general los niños que se desplazan en bicicleta no tienen ningún elemento de protección ya sea casco, chaleco o luz intermitente. “Es un peligro y algo habrá que hacer”, dijo el ciudadano.
BACHEO
Un ciudadano destacó el trabajo que se viene desarrollando desde la Intendencia para minimizar el impacto vial que tiene la ciudad en cuanto a pozos y baches, algunos muy profundos. En estos días se procedió a realizar una intervención de bacheo en calle 19 de Abril, lo cual permitió que algunos pozos que había en la zona quedaran tapados. “No es una solución definitiva, pero al menos evita riesgos hasta tanto no se pueda intervenir con material más firme”, dijo.
ADICTOS AL CELULAR
Que los adolescentes y jóvenes viven metidos en su celular no es ninguna novedad, pero el problema es mayor cuando por culpa de esta adicción ponen en riesgo su integridad física y la de terceros. Un hombre comentó a CAMBIO que en la esquina de Agraciada y Errandonea, un grupo de jóvenes que salían de la Plaza de Deportes, cruzó la calle sin mirar si venían vehículos o no. Una moto debió frenar de improviso y varios autos hicieron lo mismo. “En ese el lugar no hay cebra por tanto los chicos se largaron a cruzar sin mirar y sumergidos en su teléfono móvil”, dijo el ciudadano.
RIESGOSOS
Muchos jóvenes piden a sus padres poder tatuarse en la piel algún elemento que los identifique o que ellos desean. Para los jóvenes simplemente se trata de un dibujo hecho con tinta en la piel. Sin embargo los especialistas médicos en enfermedades infecciosas advierten que los tatuajes son uno de los mayores factores de riesgo de Hepatitis C. El riesgo de contraer esta enfermedad aumenta cuando la persona se realiza tatuajes en lugares que no son seguros. Por otro lado el uso de aros que perforan la nariz, la lengua, labios o cejas, es otro de los factores de contraer la enfermedad.