Jueves 12 de diciembre, 2019
  • 8 am

El rey del despilfarro y la opacidad propone proyectos de transparencia

Pablo Mieres
Por

Pablo Mieres

258 opiniones

Pablo Mieres
Las campañas electorales suelen ser tiempos de promesas y no es raro que algunos aprovechen para lanzar ideas demagógicas a la caza de los votos. Todo tiene un límite, sin embargo, algunos parecen no tener conciencia de esos límites.
Por eso mismo resulta asombroso que el expresidente José Mujica y su grupo hayan lanzado un conjunto de proyectos de ley sobre transparencia y austeridad en el funcionamiento del Estado.
¡Qué tupé! El rey del despilfarro y la opacidad, el gran impulsor de la cultura del “cambalache” nos quiere señalar qué normas se deben impulsar para recuperar la transparencia y la confianza en la política.
Hace quince años que gobiernan con mayoría absoluta. En particular, el líder del MPP, José Mujica, fue Presidente durante cinco años y es el líder del sector mayoritario del Frente Amplio desde 2005 a la fecha. Y ahora con total desparpajo y sin ninguna autocrítica salen con estas propuestas buscando convertirse en los adalides de la transparencia.
Durante el gobierno del Pepe Mujica se crearon decenas y decenas de nuevos cargos de confianza, entre ellos los increíbles “embajadores itinerantes” y los más insólitos “adscriptos” a los Ministros. Durante el gobierno de Mujica fundieron ANCAP dejando un agujero de ochocientos millones de dólares. Durante el gobierno de Mujica se llevó adelante el experimento de la Regasificadora que le saldrá a los uruguayos algún ciento de millones de dólares más. En los tiempos de Mujica se produjo el cierre de PLUNA y la “fantochada” del remate “trucho” con las consiguientes pérdidas para el Estado uruguayo que todavía se están sumando.
Cuando Mujica era Presidente se aprobó la construcción del Antel Arena, cuya realización supuso la aplicación de noventa millones de dólares sobre la base de ocultamiento y secretismo cuestionado por el Tribunal de Cuentas y sobre el que todavía no sabemos si no será una nueva iniciativa ruinosa.
En los tiempos de Mujica se inventó el FONDES que destinó alrededor de ochenta millones de dólares para subsidiar y asistir empresas de “amigos” de los que casi todo ese dinero va a “pérdida”. “Prenderle una velita al socialismo” dijo el inefable expresidente. La velita al socialismo salió muy cara y la estamos pagando todos los uruguayos.
Fue Mujica el que desarrolló los negocios con la Venezuela de Chávez y Maduro. Fue Mujica quien llevó a Aire Fresco SA “de la manito para darle en bandeja” el negocio de intermediación a una empresa vinculada al MPP, que además aportó a la campaña electoral de ese sector. Fue Mujica el que le destinó una oficina en la Torre Ejecutiva al “Pato Celeste” y lo incluyó en diferentes comitivas oficiales.
Fue durante el gobierno de Mujica que se incorporaron decenas de miles de nuevos funcionarios públicos incrementando el costo del Estado.
Fue el gobierno de Mujica el que presentó un proyecto de ley de Presupuesto que comprometía para 2014 un déficit fiscal de 0.8% del PBI y entregó el gobierno con un déficit de 3.5% (cuatro veces y media más alto).
Fue el gobierno del MPP el que dilapidó la mayor bonanza económica de la historia del país sin aprovechar las enormes oportunidades existentes, “tirando manteca al techo” y dejando el tendal para adelante.
Hace un año y medio, nosotros desde el Partido Independiente le presentamos al Presidente de la República, Tabaré Vázquez, y luego a la Vicepresidenta, Lucía Topolansky, un auténtico paquete de proyectos sobre transparencia y control de la gestión pública. No hubo ninguna respuesta de parte del Frente Amplio.
En ese paquete de transparencia incluíamos propuestas muy de fondo para controlar la gestión y el gasto público. No gestos demagógicos que no “mueven la aguja” sobre el funcionamiento institucional, sino normas que cambian los equilibrios institucionales para controlar a los gobernantes.
Planteamos darle más competencias y poderes al Tribunal de Cuentas para evitar que se siguiera adelante con gastos ilegales, darle mayores potestades de investigación a la JUTEP para que deje de ser un mero archivador de declaraciones juradas, propusimos prohibir las tarjetas corporativas en el Estado para evitar el cobro indebido de sobresueldos de jerarcas, propusimos extender la inhibición de los Directores de empresas públicas para ser candidatos a efectos de evitar que se usen como plataformas de lanzamiento electorales. También propusimos reducir las excepciones del TOCAF (que ya son interminables) para saltear el procedimiento de la licitación pública.
Ahora presentamos un proyecto de ley para evitar que la Ley de acceso a la información pública sea desnaturalizada por el aumento exponencial de las reparticiones públicas que niegan la información a los ciudadanos.
Tuvimos el silencio por respuesta y durante todos estos años el gobierno se aprovechó de su mayoría absoluta para manejar los recursos públicos con total discrecionalidad y arbitrariedad.
Por eso, ahora que vienen las elecciones, esta “puesta en escena” del gran responsable del despilfarro, la “chapucería” y los “chanchullos” no se puede dejar pasar sin recordar sus responsabilidades directas.
Quizás en esta oportunidad podamos evitar que Mujica se salga con la suya y después de tantas “maquinaciones exitosas” para convertirse en lo que no es y “changar” con invenciones marketineras que no resisten el examen de la realidad, logremos evitar este nuevo intento de engaño a la opinión pública.
Alguna vez tendrá que ser, ¿no?