Sábado 20 de julio, 2019
  • 8 am

Asociación Down aboga porque no solo sea un día y la inclusión laboral se convierta en realidad

Santa Fé

Se conmemoró ayer, 21 de marzo, el Día Internacional del Síndrome de Down. Con esta celebración, se pretende aumentar a nivel mundial la conciencia sobre este síndrome, la dignidad, las valiosas contribuciones de las personas con discapacidad intelectual como promotores del bienestar y de la diversidad de sus comunidades. Además es consigna resaltar la importancia de su autonomía e independencia individual, en particular la libertad de tomar sus propias decisiones.
Es por esto que la Asociación Down de Salto conmemoró la jornada con sus chicos trabajando en diferentes locales céntricos, porque ya es tiempo de que el mercado laboral los incluya y nada mejor que el paso lo den los comerciantes. Paola Silva, -Presidenta de la institución-, habló con CAMBIO y explicó la percepción de los padres ante la realidad de Salto.
-¿Cuál fue la consigna elegida?
-“Generalmente se toma una consigna a nivel internacional, un slogan en conjunto. Este año fue «No dejar a nadie atrás» y en cada lugar se elige una actividad y una propuesta para desarrollar en su ciudad. Casi siempre nosotros elegimos fomentar la inclusión y este año en particular la inclusión laboral ya que es la se tuvo más en cuenta”.
-¿Hay empresas comprometidas con la inclusión laboral?
-Si. La verdad que cuando salimos con esta propuesta lo hicimos con un poco de temor pensando que no se iban a prender mucho con la idea. Pero tuvimos mucha respuesta, al menos por este día, pero la idea es que esto no se quede con este día nada más. Que después que vean que ellos pueden y que son capaces que puedan seguir. La consigna nuestra es: «Soy capaz, quiero y puedo hacerlo». El objetivo siempre es demostrar justamente las capacidades de ellos y no ver siempre la discapacidad. Que no la queremos negar pero queremos demostrar que ellos tienen capacidades y que ellos quieren hacer cosas, que tienen esa necesidad. Los comercios se prendieron enseguida, estaban muy entusiasmados, les enviaron a hacer uniforme al igual que los demás. Y ellos también estaban muy ansiosos. Esto generó mucho en las familias y entorno de ellos.
-¿Se mostró interés en continuar?
-Acá en Salto son pocos los casos de inclusión real que siguen trabajando, que no es solo por hoy. La idea es que no quede en esto como un teatrito, como se dice, nada más, sino que se pueda lograr. Hay muchas empresas que manifestaron su interés de poder continuar, plantearon otros proyectos porque esto salió de apurados y así y todo está saliendo bárbaro. Con esta propuesta de hoy se está filmando un video que se difundirá en los medios de prensa y redes sociales. Otra temática en la que se trabajó el día fue la de la inclusión escolar.
-¿Existen casos de discriminación escolar institucional?
-Ahora se está viendo menos porque hay normativas que amparan, uno se puede agarrar de eso. Queda mucho por hacer pero se ha notado mucho los avances, o sea si te dicen que no sabes de donde agarrarte, no vas sola.