Lunes 9 de diciembre, 2019
  • 8 am

Cuidar los equipos de trabajo

Gisela Caram
Por

Gisela Caram

124 opiniones

Ps. Gisela Caram*

Quienes trabajan en empresas, instituciones, saben que cada equipo presenta complejidades en las relaciones interpersonales.

Establecer vínculos con personas que uno no eligió y que en común, solo se tiene el trabajo en sí, lleva que a veces se busquen puntos en común, relaciones de amistad y las alianzas entre unos y otros vayan enredando tramas diversas.

Cuando las expectativas personales se confunden con el objetivo laboral, el trabajo cotidiano se complica, las personas se frustran, y la productividad disminuye. El ambiente laboral pasa a ser tedioso.

Directivos, jefes, gerentes y personas que están al mando de los grupos, muchas veces “desconocen” las tramas que se juegan entre las personas, solo notan el bajo rendimiento en sus equipos de trabajo, el estrés que significan las relaciones interpersonales.

El lugar de trabajo es espacio donde se convive más tiempo que con la propia familia.

El compañerismo, la solidaridad y el desempeño adecuado en cada integrante de un equipo de trabajo, así como las competencias, deslealtades, luchas por el liderazgo, descansarse en lo que los demás hacen o en quienes trabajan por todos, o se ponen la empresa o institución al hombro, es parte de la generalidad de la sociedades de hoy.

Con “RecrEduca”, venimos buscando con diferentes equipos de trabajo, una mejor integración, y encontrar herramientas, espacio de juegos recreativos y de reflexión, con personas que desempeñan distintas tareas.

Este formato de trabajo, no es mágico, no lleva a que las personas modifiquen sus personalidades, pero con que cada uno lo tome con la seriedad que pueda y lo tenga presente a la hora de manejarse con los demás ya es un movimiento interesante.

Instalar un dispositivo de juego y reflexión, es crear un espacio para la posibilidad de elaborar grupalmente, situaciones que se gestan entre los integrantes de los equipos.

Hay cosas que no se dicen en los grupos de trabajo, pero que se sienten, por ejemplo, la pertenencia al lugar de trabajo.

En todos los equipos de trabajo, hay generalidades, por ejemplo, quienes se sienten dueños, por ser quienes inauguraron el lugar de trabajo, o son los más “viejos” en experiencia, y otros, más jóvenes, que son más nuevos en la institución o empresa y que a veces, se sienten excluidos.

Hay quienes se sienten empoderados por ser “los viejos”, y otros que ingresaron hace menos, que muchas veces, desde el sentimiento de exclusión, hacen lo que pueden para sentirse anudados a la Institución.

Lo interesante es, que en este querer pertenecer, se busca a como sea, hacerse lugar, y para hacerse lugar, todos tiene que moverse.

Hacerle lugar a quienes ingresan, poner todos “el cuerpo”, para que el trabajo sea productivo. No pensar tanto en cada uno sino en el objetivo grupal.

Renunciar, ceder, desplazarse es lo difícil cuando todos están cómodos en el sitio que se ubicaron. Re-acomodarse sin empujar a los nuevos por sentirlos “invasores”.

A veces, la inquietud de quien hace la demanda, no es la misma de los integrantes del grupo a trabajar, es decir, lo que le preocupa a unos, no es lo mismo que lo que vivencian quienes cada día enfrentan las vicisitudes del trabajo en sí.

El espacio-taller de reflexión, permite desplegar, no solo pensamientos, sino también el reflejo de resonancias, cuerpo, obstáculos que se despliegan en lo que el grupo produce, generando la posibilidad de un cambio en las miradas que cada uno tiene del otro. Lo que uno hace, produce efectos en otros que también participan de la experiencia grupal.

Este modelo de trabajo para el cuidado de los equipos, provee a la institución o empresa, mejor eficiencia laboral, así como también instancias de reducción del estrés.

El espacio lúdico – reflexivo implementa una modalidad de trabajo diferente, refresca los equipos de trabajo, en tanto les provee de herramientas para sobrellevar dificultades simples.

El lograr objetivos de trabajo en los equipos, depende del clima distendido o no, que construyan entre todos, y el principal esfuerzo está en tener consciencia de esto…

Todo grupo presenta diversidad de dificultades, que hay que desenmarañar, para que las metas sean alcanzadas.

*Especialista en Psicoterapia Vincular.