Viernes 21 de enero, 2022
  • 8 am

La cuestión militar

Rodrigo Goñi
Por

Rodrigo Goñi

226 opiniones

Por Rodrigo Goñi
A raíz de lo publicado por el periodista Leonardo Haberkorn, sale a luz lo que para algunos son contradicciones dentro del gobierno, y para mi es una manifestación más de todo el proceso hipócrita que se inicia aún antes del Pacto del Club Naval en 1984.
Wilson Ferreira Aldunate se ocupó en desenmascarar que lo que realmente se pactó con los militares fue la impunidad de los mismos a cambio de elecciones semi abiertas, lo cual fue vislumbrado como una salida a la dictadura por los partidos Colorado, Unión Cívica y Frente Amplio.
Cuando en aquel famoso debate entre Wilson y Seregni, con la presencia casi nominal de Marchesano en Canal 10, Wilson mostró las declaraciones de los militares y los civiles pactantes a la salida misma del Club Naval, donde preguntados sobre las violaciones de los derechos humanos, se usaron términos como “sobre volantes” o “subyacentes”, dejó en claro que en el Club Naval se pactó no actuar sobre tales temas, una vez restablecidas las instituciones democráticas.
Cuando ya en plena democracia Seregni le pedía a Wilson que solucionara el tema de los juicios a los militares y que el se comprometía a que desde el Frente Amplio no serían extremadamente duros en la crítica, pasando por alto claro está, las afirmaciones del senador comunista Jaime Pérez, que recomendaba esperar, dejar que los blancos sacáramos las castañas del fuego, que después ellos se encargarían de pasarnos por la picadora de carne.
Todo el proceso de la Ley de Caducidad, donde todos reconocían que en los 80 era impensable hacer concurrir a los militares a los juzgados civiles, porque además así había sido pactado en el Club Naval, pero el Frente Amplio se negaba a proporcionar una solución, y todo el camino recorrido posteriormente, con dos plebiscitos que confirmaron la Ley, y las marchas y contramarchas que desde el 2005, con mayorías parlamentarias en manos del Frente Amplio, mostraron que el tema de las violaciones a los derechos humanos fue muy mal resuelto en el Club Naval.
Toda la trenza formada entre militares y tupamaros, con anterioridad al golpe de Estado, donde estuvo en juego la democracia siempre y donde lo que se discutía era si sería una dictadura de izquierda o de derecha, pero siempre dictadura, trenza que con posterioridad al fin de la dictadura, se siguió sobando y cuyo último capítulo es todo este mar de contradicciones que pretendió ocultar confesiones relevantes de torturas, muerte y ocultamiento por parte de militares; y el ocultamiento contando con la complicidad de las máximas autoridades de gobierno.
En resumidas cuentas, en el tema militar por parte del Frente Amplio, hay una historia de fingimientos que ha pretendido ocultar su verdadero objetivo, durante más de 50 años.
Es lo que se llama hipocresía.