Sábado 20 de abril, 2019
  • 8 am

Proponen estudio que permita un diagnóstico sobre el impacto de la obesidad en Salto

Según los datos del Mapa Mundial de la Obesidad 2018 publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), Uruguay es el segundo país de Sudamérica con mayor índice de obesidad y sobrepeso. Todos los años un 1% de la población uruguaya pasa a la categoría de sobrepeso u obesidad. La cartera de Salud Pública fue sede de la primera reunión de trabajo del Consejo Nacional Honorario Coordinador de Políticas destinadas a combatir el Sobrepeso y la Obesidad. Allí se dio a conocer que este mal afecta al 64.9% de los adultos y el 28% de los niños considerándola una “verdadera epidemia”. Según los datos del Mapa Mundial de la Obesidad 2018 publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), Uruguay es el segundo país de Sudamérica con mayor índice de obesidad y sobrepeso.
UN PROYECTO SIN RESPUESTAS
CAMBIO entrevistó a la Licenciada en Nutrición Débora Sotelo, para saber cuál es la situación de obesidad y sobrepeso en Salto, pero el proyecto que fuera presentado el año pasado por la profesional al Director de Salud de la Intendencia de Salto, Dr. Juan Pablo Cesio, aún no tuvo respuesta. El objetivo es hacer un diagnóstico en el departamento. Sotelo dijo que las causas principales de la obesidad y sobrepeso en Salto se debe al sedentarismo que cada vez es mayor en niños y adolescentes. “Cada vez tienen más adición a los juegos en las computadoras eso es una actividad que no la pueden hacer si no están sentados y quietos”, dijo. Por otro lado, “las situaciones de juegos les genera un estado de ansiedad porque ellos son parte y eso genera un estado adrenérgico interno ya que los niños se posicionan como protagonistas. Además consumen alimentos de alta densidad calórica en cantidad excesiva en los momentos que están frente a la computadora o jugando con el play station”, señala Sotelo.
NO SE LO TOMA EN SERIO
La Nutricionista dijo que a esto se le suma que las personas adultas ponen como argumento la inseguridad social. “Antes salían a andar en bicicleta o los niños hacían deportes, situación que ya no es común que se vea. En el balance energético no existe la misma cantidad de gasto que permita un balance adecuado y que lleve a que las personas estén en un estado nutricional normal”, dijo.
Si bien desde el Ministerio de Salud Pública se afirma que Uruguay enfrenta a una epidemia, Sotelo dijo que “en el país no se está viendo con la importancia que tiene y no se lo está enfocando desde el punto de vista de la prevención y desde el punto de la terapéutica la obesidad en sí”.
Otro de los puntos a abordar es el poder trabajar en políticas que favorezcan y estimulen el acceso de la población al consumo de frutas y verduras. Que sean accesibles a la economía del hogar y que la gente pueda concientizarse de consumir más frutas en lugar de otros productos ricos en harinas y/o grasa.