Jueves 29 de octubre, 2020
  • 8 am

Una nueva gira por interior

Gustavo Coronel
Por

Gustavo Coronel

9 opiniones

Por Gustavo Coronel
Como hace 9 años lo venimos realizando, este fin de semana la Lista 50 de Carlos Albisu y Carlos Silva encaro una gira por casi todo el departamento de Salto. Tres días de viaje y muchos kuilómetros nos llevaron por Cerro de Vera, Paso Potrero de Arerungua, Pepe Núñez, Quintana, Pueblo Fernández, Sarandí de Arapey, Cuchilla de Guaviyu, Pueblo Ruso, Guaviyu de Arapey, Biassini, y Rincón de Valentín.
La consigna era estar con los vecinos, dialogar con ellos, escuchar sus problemas, escuchar sus sugerencias, en ese vínculo de ida y vuelta que durante todos estos años se ha dado entre ellos y nosotros.
Pero por otro lado además de las visitas, uno también hace balances, saca conclusiones, mira y compara que ha mejorado en cada lugar, y que ha seguido mal.
El balance es negativo, lamentablemente, son más la cosas que hay en “debe” con el Uruguay del Interior, que las cosas que se han logrado arreglar. Claro que hubo avances, pero no en la cantidad y en la profundidad de las necesidades de quienes viven todo el año en el interior profundo.
Esas son las injusticias sociales que se vienen arrastrando desde hace mucho tiempo, no son culpa de este gobierno, pero si debemos decir que estos últimos gobiernos de izquierda habían prometido reducir estas diferencias y no lo lograron, no pudieron, no supieron.
Las cosas siguen pasando por un vivir decorosamente en el interior, con los mismo derechos de quien vive en la ciudad, y eso no se está dando, no resulta así.
La salud por ejemplo es un déficit que persiste, los médicos de campaña atendiendo y radicándose en la zona son una excepción. Lo normal es la falta de médicos y de remedios, las visitas cada 15 días de un facultativo. Debemos imperiosamente revisar este esquema de salud rural y asesorado por quienes saben de esto realizar un plan distinto he intenso que garantice la atención semanal de la gente.
Las ambulancias son también una necesidad, los traslados son muchas veces la diferencia entre la vida y la muerte.
La caminaría sigue a los ponchazos, algún lado bien y muchos mal, sufriendo quienes tienen que transitar por la campaña.
El servicio de internet, la conectividad, la telefonía celular es una necesidad elemental hoy día, y todavía hay zonas donde o no llega la señal o se corta a cada rato.
Lo de la policía es realmente importante, hay un pueblo con destacamentos pero sin efectivos policiales, ni siquiera para un trámite administrativo y mucho menos para prevenir algo.
Todas estas cosas marcan las diferencias entre vivir en la ciudad y vivir en el campo y son determinante muchas veces para que muchos se vayan del interior para la capital.
Injusticias que uno no quisiera ver a esta altura de los tiempos en que vivimos, que son solucionables muchas veces, y que pensamos que muchas de ellas ya estaban solucionadas.
Hay mucho para trabajar, mucho para hacer en nuestra campaña, se han hecho cosas pero son pocas todavía, falta mucho por hacer.