Martes 16 de julio, 2019
  • 8 am

Hace 10 años

Rodrigo Goñi
Por

Rodrigo Goñi

207 opiniones
Santa Fé

Por Rodrigo Goñi
Escribiendo en ésta misma página, sobre el problema de la inseguridad, decía: “No la generó este gobierno, pero la agravó, en la medida que el mensaje que dio desde su inicio fue el de mayor libertinaje: derogó la norma que posibilitaba a la policía detener en averiguaciones hasta por 24 horas, liberó presos con anticipación, negó la existencia misma del problema: “es sensación térmica inducida por los medios de comunicación”, se aferró a un código de la niñez al que no aceptó realizar cambio alguno, desechó las propuestas de la oposición, etc.
Ante el problema del hacinamiento en cárceles, auténticas escuelas del crimen, y sobre todo fuente de generación de rabia y ánimo de venganza, Larrañaga propuso reciclar algunos cuarteles en cárceles lo cual fue desechado durante años, para hoy recién comenzar a aceptarlo.
Hace años Larrañaga les propuso que militares se ocuparan de algunas áreas de la seguridad como fronteras, abigeato, etc. También desechado.
Todas las ideas propuestas fueron prolijamente archivadas en la papelera.
Ahora les decimos, si somos gobierno vamos a instrumentar las ideas que generosamente les dimos, y vamos a crear la Guardia Nacional.
Con no menos de 2.000 efectivos de las Fuerzas Armadas, apoyaremos la función policial y daremos un mensaje claro: Mano Dura y Justa.
Porque al que es buen ciudadano hay que protegerlo, simple y claro.
Si como hasta ahora, tanto de la derecha como de la izquierda, se descalifica la propuesta de la Guardia Nacional, lo mínimo que pedimos es que se nos diga cual es la alternativa, porque el problema de la inseguridad no se arregla con leyes, no se arregla con papeles, se arregla con medidas claras y contundentes.”
Estos conceptos fueron escritos, reitero, hace 10 años, en ésta misma página, y lo que ha pasado en todo este tiempo, es que el gobierno utilizó un viejo cuartel para reciclarlo en cárcel, claro que desde que Larrañaga lo propusiera, se perdieron 11 años; se legisló para que las Fuerzas Armadas intervengan en el control del delito, en toda la frontera uruguaya, claro que desde que Larrañaga lo propusiera, se perdieron 12 años.
Y para que se instrumente la guardia Nacional, Larrañaga tuvo que apelar al procedimiento de la reforma constitucional, para lo cual se habrán perdido 11 años.
Lo que surge como conclusión obvia, es que el gobierno ha sido y sigue siendo, parte del problema y no de la solución.
Ante la propuesta clara de Larrañaga, en este y tantos otros temas, el Frente Amplio siempre ha reaccionado en contra, con lo cual, además del tiempo perdido, siempre irrecuperable, lamentablemente se ha perdido también, paz pública, aumentando hasta lo inimaginable el delito y también los asesinatos.
En junio, con Larrañaga, empezamos a cambiar.
De su voto depende.