Domingo 15 de diciembre, 2019
  • 8 am

Notre Dame

Gerardo Ponce de León
Por

Gerardo Ponce de León

88 opiniones
Diario

Bajo el título “Devastador incendio golpea la Catedral de Notre Dame, icono de la cultura europea”, página 15, del día Martes 16 de Abril de 2019, de CAMBIO, me ha llevado a pensar, en muchos comentarios, que se hicieron sentir, después de esta información, que acaparó la atención mundial.
Me pregunté, ¿Qué es icono?, llevándome a recurrir al diccionario: “Icono: Nombre dado a las imágenes sagradas rusas y griegas”. Aviso que no me aclaró en nada, algo que me ayudará a ver mejor a esta Catedral, dado que no es rusa, ni griega. Si se tiene que reconocer, como dice el comentario del diario, que es una de las iglesias más conocidas del mundo, una de las joyas del estilo gótico, edificada entre 1163 y 1345. Recibe más de 15 millones de turistas por año, y me gustaría saber cuantas personas visitan al Vaticano, en Roma; o la Iglesia Sagrada Familia, de Gaudi en Barcelona, España. Por dar una opinión, sin ninguna base, debe de ser primero Vaticano, Notre Dame y La Familia.
Creo que es parte del corazón de los franceses y como tal, sienten lo mismo por la torre Eiffel, tocárselas, es atacar al pueblo directamente.
En mi escrito anterior, les comentaba que somos, de juzgar por lo que se ve, y nos damos de sabedores porque se hace una donación. No soy quien, y menos aún, desde la distancia, pensar para luego juzgar, que le ha llevado a los franceses a juntar la suma, voluntaria, para la reconstrucción de Notre Dame. Pero juzgamos y es plata que da el pueblo para su patria. Habrá, dentro de esta gente, alguien que quiera limpiar su corazón, como también quienes han sentido herido su corazón francés. Cada uno sabe la razón que lo ha llevado a hacer su donación.
¿Usted recuerda cuanta plata perdió A.N.C.A.P., en estos últimos años? Casi la misma plata que se juntó para Notre Dame; me baso en cifras que no han sido desmentidas, para dar esta opinión; con la pequeña gran realidad: los franceses dan su dinero voluntariamente; en cambio, nosotros, el pueblo uruguayo, lo dimos sin saber. No faltará que me digan que hace dos años que está dando ganancias, pero ¿Cuánto tiempo les lleva recuperar lo perdido? Usted sabía que se “licitó”, la fábrica de bolsas biodegradables, que se está por inaugurar la misma, en la ciudad de Las Piedras, Canelones, Uruguay, y que no creo que figure su nombre, está involucrado alguien que estaba en el directorio de A.N.C.A.P., en esos años de “gloria financiera”. La verdad que cuando uno siente que se critica a las personas que hacen su donaciones, y miran frente y espalda, derecha e izquierda, y ven la miseria humana que existe, la explotación del ser humano; y todas las cosas malas de este mundo y preguntan si esa plata no se podría “desviar” a solucionar en parte, a paliar los problemas, ¿están en condiciones de tirar la primera piedra?
Muchas cosas se hacen para callar al que sabe algo y no puede hablar, entonces el pueblo tiene el derecho de saber la verdad; es acá donde se pide cristalinidad, es acá donde uno deja la puerta abierta a la sospecha, y la forma de levantar esas dudas es solamente con la verdad y nada más que la verdad.
Capaz que les entreveré los temas, pero uno siente que le “meten” la mano en el bolsillo (A.N.C.A.P) y nos tenemos que quedar quietos; se que no hay que esperar que se “queme” Notre Dame, para acordarme de los males de este mundo, ya que están todos los días a nuestro lado; y todos los días se puede hacer algo para aliviar, acompañar, hacerles sentir nuestro afecto y calor, que no es otra cosa que darle amor.