Jueves 12 de diciembre, 2019
  • 8 am

Malas enseñanzas

Leonardo Vinci
Por

Leonardo Vinci

36 opiniones

Por Leonardo Vinci.
Desde que gobierna el Frente Amplio, ya no se enseña debidamente sobre las hazañas de nuestros héroes primigenios. Las gestas de los verdaderos hacedores de la nacionalidad, han pasado a un segundo plano. El proyecto izquierdista cuenta falsamente nuestra historia o lo hace de manera antojadiza.
Pareciera que en los actuales planes educativos y libros para escolares, Rivera dejó de ser el héroe que liberó a la Banda Oriental de todos los extranjeros en la gloriosa jornada de Arerunguá, asegurando la victoria artiguista en Guayabos. Ningún valor se le reconoce al coraje e inteligencia de Don Frutos, al triunfar contra las tropas del Imperio brasileño en Rincón. Se desconocen los hechos bélicos que forzaron la paz de 1828, tras la increíble y audaz conquista de las Misiones. Aunque corren ríos de infame tinta al desvirtuar las causas, antecedentes y acontecimientos de Salsipuedes. Sin embargo, como Luis Alberto de Herrera en la “Tierra Charrúa” podríamos decir que “Todos los momentos sombríos del general Rivera, todos sus atropellos, aliados a todos sus pecados, no alcanzan a empalidecer, ante el juicio oriental, el prestigio de sus victorias y de sus derrotas en aras de la libertad.”
A los neo-izquierdistas poco y nada le importan los juicios que corresponden a figuras insignes de las letras nacionales como José Enrique Rodó al decir: “De todos los caudillos del río de la Plata, contando lo mismo los que le precedieron que los que vinieron después de él, Rivera fue el más humano: quizás en gran parte porque fue el más inteligente”.
A los frenteamplistas que adoctrinan a nuestros niños parecen no interesarse en los versos inmortales de Delmira Agustini: “El albo cisne de imperial figura surca el pantano de inmundicias lleno. ¡Mas no se enturbia su sin par blancura, que Dios ha hecho inexpugnable al cieno! Así es tu nombre sin igual Rivera. Mientras viva su patria, él vivirá. Aunque haya alguno que enturbiarle quiera ¡Nunca su brillo amortiguar podrá!”
No hay destaques a la figura inmortal de Lavalleja liderando la valerosa cruzada, ni a su arenga en Sarandí ¡Sable en mano y carabina a la espalda!
Se ignora el sacrificio de los que dieron su vida en el pasado para lograr tener esta patria.
Se omite el coraje con el que fueron al campo de batalla a enfrentarse con el militarismo Batlle y Ordóñez y los jóvenes de la revolución del Quebracho.
No existe ninguna condena para los que se alzaron contra las instituciones y cometieron toda clase de tropelías, (robos, secuestros, asesinatos).
Los criminales del ayer pasaron a ser los héroes de hoy.
En este escenario, Tabaré Vázquez, el Che Guevara y uno de los Olimareños, fueron oportunamente elegidos para la tapa de un libro de sexto año escolar.
Corresponde mencionar que surge del programa de primaria, que a los chicos de tercer año (7.6.3) en “género dramático” los maestros les deben enseñar exclusivamente sobre la letra en la murga. En esa materia, en cuarto año (7.7.3) les tienen que enseñar sólo sobre el cuplé de la murga. En sexto grado, (7.9.5) los maestros les deben enseñar a los escolares la unificación sindical y la formación de la CNT. Y como si estos ejemplos no fueren suficientes, además deben ser instruídos sobre el proceso de la unificación de la izquierda y la creación del Frente Amplio.
Lo cierto es que han tomado a los niños como rehenes para adoctrinarlos.
Esta realidad tiene que cambiar.
¡Y pronto cambiará!