Jueves 12 de diciembre, 2019
  • 8 am

UTE debe servir a los uruguayos

Leonardo Vinci
Por

Leonardo Vinci

36 opiniones

Por Leonardo Vinci.
UTE fue creada para la “… distribución colectiva de agentes indispensables de bienestar, comodidad e higiene (y para) dotar a las clases sociales más numerosas y menos favorecidas, de una suma de beneficios, que de otra manera serían únicamente accesibles a las acomodadas…”.
Sin embargo, la administración actual utiliza al Ente para expoliar los bolsillos de los uruguayos.
Es evidente que se ignora lo dispuesto inicialmente en el artículo 19 del proyecto batllista: “El excedente de utilidades líquidas (…) se aplicará para rebajar las tarifas…”.
También se desconoce lo previsto en el artículo 21 de la propuesta original de 1911: “El remanente de las utilidades podrá aplicarse en la proporción que determine el Poder Ejecutivo en la rebaja de las tarifas…”.
El Frente Amplio sigue un camino muy distinto al sentir de Batlle y Ordóñez y de los legisladores que en el siglo pasado crearon el Ente Autónomo en base a los principios enunciados en el mensaje original.
Hoy, UTE es utilizada para cobrar impuestos encubiertos (inconstitucionalmente), ya que debe acatar las decisiones del Ministerio de Economía, que le obliga a girar millones de dólares anualmente a rentas generales.
En el 2017, el suplemento de negocios de Diario El País informaba que el Organismo obtuvo ganancias por 492 millones de dólares, y que ese mismo año, la tesorería tomó 173 millones del Fondo Energético para utilizarlo con otra finalidad.
El mismo matutino daba cuenta al año siguiente, que en el mes de octubre ya se habían girado 331 millones al Tesoro.
A su vez, El Observador publicaba en febrero del 2018 que la “UTE generaría ingresos para el Estado por un valor de 718 millones de dólares”.
Citamos estas cifras tan sólo como ejemplo ya que bien sabido que “para muestra, basta un botón”.
Tengamos en cuenta que, además de soportar tarifas sumamente onerosas, los clientes cumplidores de UTE deben compensar la pérdida ocasionada por 80.000 “enganchados”.
El Organismo cada tanto informa que se ha regularizado la situación de algunos centenares, aunque a este ritmo, ni en 30 años se eliminará el robo de energía.
¿Con qué autoridad entonces, denuncian penalmente a algunos y miran para otro lado ante miles de conexiones irregulares?
¿Qué seriedad pueden tener las medidas de precaución exigidas por el Organismo cuando se condena a tanta gente a arriesgar la vida con tal de obtener energía?
La mejor solución para respetar los propósitos originales de la creación de la UTE,- al tiempo que resolver adecuadamente el problema de los “enganchados”,- sería asegurar el “mínimo vital” a las familias, suministrando los primeros 150 kw gratuitamente.
El Ente fue creado para proporcionar energía a los uruguayos, no para cobrar tarifas disparatadas fuera de toda realidad, alimentando a un voraz Estado que nunca queda satisfecho.