Lunes 20 de mayo, 2019
  • 8 am

“La falta de seriedad que hay en la investigación es de no creer”

El pasado 13 de diciembre, -sobre la hora 13.15-, José Luis Bidart, conocido como “Chito” Bidart, de 63 años llegaba en camioneta a su casa, ubicada en el kilómetro 482 de ruta 3, próximo a la estación de servicio ANCAP allí ubicada. De forma imprevista se apareció un hombre que vestía ropas oscuras, quien le disparó en la cabeza y el pecho, generándole lesiones por las que unos minutos después, dejó de existir . Rápidamente la Policía dio cuenta de haber empezado las investigaciones para ubicar al asesino y sus cómplices, si los hubiera.
El hermetismo fue creciendo en la misma proporción que las interrogantes. Llamativamente la Policía ingresó en una dinámica que evita dar información a los familiares, quienes no entienden qué es lo que se les oculta, ni tampoco el la razón. Ayer 13 de mayo, a exactos 5 meses del hecho, familiares y amigos de Bidart, hastiados por la total falta de respuesta por parte de la Policía, convocaron a una concentración en las puertas del comercio familiar, ubicado en la avenida Barbieri al 1100, con el fin de dar lectura a una proclama, y exigir respuestas.
“EXIGIMOS JUSTICIA”
La proclama fue leída por Julio Franchi, en su calidad de vecino del comercio y amigo de la familia.
“Hoy hace exactamente 5 meses del 13 de diciembre. Ya casi medio año que José Luis Bidart o “Chito” como lo conocía todo Salto, salió de esta carnicería por última vez.
En pleno mediodía, un hombre lo estaba esperando fuera de la casa. No le dio tiempo a nada, le tiraron a quemarropa frente al portón de su casa. Desde entonces no se supo más nada
Pensamos que el motivo del homicidio no fue una rapiña, ni robo, sino que fue algo meditado y por la espalda. Los acá presente perdimos un padre, un hermano, un esposo, un jefe, un amigo, un tipo que laburó toda su vida y se rompió el lomo para lograr todo lo que construyó, y que era conocido por todos. Desde el primer día después de su asesinato, estamos todos tratando de sostener la empresa y los vínculos que nos dejó, Pero la verdad es que seguimos sin poder creer lo que pasó y ahora que caemos en la gravedad de lo sucedido, exigimos justicia
No puede ser que esto quede así, sin ningún tipo de respuesta.
Estamos acá, hoy, para recordar a Chito como lo venimos recordando todos los días, pero sobre todo para denunciar el crimen y la evidente falta de investigación al respecto.
Demandamos a las autoridades competentes a nivel nacional que realmente se investigue para esclarecer este asesinato. Los familiares y los empleados de la empresa exigimos justicia y exigimos saber lo que pasó, porque estamos con miedo, porque no podemos dormir pensando que él, o los asesinos están ahí afuera y nadie hace nada”, señalaron.
PREGUNTAS SIN RESPUESTAS
En otro orden expresaron que “La falta de seriedad en la investigación es de no creer.
En el momento, los testigos vieron por dónde huyó el asesino y ni siquiera se lo intentó perseguir . ¿Por que? Nos preguntamos: ¿se revisó su celular? ¿Se buscó evidencia? ¿Se investigaron los posibles móviles? Preguntas sin respuestas. También pedimos el apoyo de la prensa y periodistas especializados, para indagar sobre lo que sucedió y empujar a que la investigación avance.
No puede ser que un asesinato premeditado ni siquiera se investigue como debe ser.
Lo mismo pedimos a cualquier ciudadano, vecino, que pueda aportar alguna información, que haga la denuncia al 0800 5000 donde se puede testificar anónimamente.
Pero repetimos, las autoridades tienen que tomar la investigación de una forma profesional, porque hay pistas, preguntas sin resolver y muchas incertidumbres. Un caso de tanta gravedad no puede quedar impune. Hablamos de un asesinato a sangre fría acá en nuestra ciudad, nuestro Salto
Nosotros no perdemos la esperanza de saber lo que realmente pasó y que se descubra el o los culpables.
“ESTAMOS DESCONCERTADOS”
Luego de la lectura de la proclama, los hijos de José Luis, Ariel y Luis, hablaron con los medios presente y explicaron los motivos de la convocatoria.
“Estamos bastante desconcertados por lo que pasó. Es cada vez peor, pasan los días y nadie dice nada. y es necesario saber algo. Es muy difícil, horrible, estar sin tener ninguna respuesta, ningún indicio, nada. Es feo estar así todos los días” dijo Ariel Bidart al enfrentar a los medios. “No sabemos qué hacer, para que lado agarrar, a donde mirar, de qué cuidarse, qué pasó, nada, nada de nada” sostuvo. Agregó que en ningún momento pudieron hablar con el Jefe de Policía.
El hijo de la persona asesinada en diciembre dijo también que la familia solicitó a la Policía que les devuelvan el celular de su padre, -incautado por los investigadores como elemento que les permita obtener alguna pista que los lleve a esclarecer el hecho -, pero hasta el momento ni a ese planteo han tenido respuesta.
“ES TODO MUY RARO”
Ariel Bidart dijo y auguró que “esto no puede quedar así, esto se tiene que aclarar”, sostuvo. “No puede ser que una cosa así quede en nada” . La mayor incertidumbre está en que la familia no tiene ningún indicio o pista, del motivo por el cual alguien hubiese querido quitarle la vida a su padre, afirmo. Ante la consulta, Bidart descartó que hayan podido hablar con el Fiscal del caso, y cerró su charla con los medios diciendo: “es todo como una incertidumbre. Es todo muy raro, esto”.