Jueves 20 de junio, 2019
  • 8 am

Democracia o impunidad

Editor
Por

Editor

69796 opiniones

Extraído de El Popular del 17/5
Partido Comunista.
Este miércoles en el Senado se dio una discusión de especial relevancia para la democracia. El resultado es claro y no deja lugar a dudas: El Frente Amplio votó por condenar la impunidad y el Partido Nacional, el Partido Colorado y el Partido Independiente votaron por defenderla y amparar a los impunes.
Lo que debía resolver el Senado el miércoles era si apoyaba el pedido del Poder Ejecutivo para destituir a cuatro generales que, cuando integraron el Tribunal de Honor y el Tribunal de Alzada, no consideraron que afectara al honor militar el reconocimiento de secuestros, torturas, asesinatos y desapariciones, realizado por los terroristas de Estado José Nino Gavazzo y Jorge Silveira.
Cabía esperar otro compromiso de la oposición con la democracia, así lisa y llanamente, pero no lo hubo. Primaron los intereses electorales, o mejor dicho electoraleros, y también primó la ansiedad, que se come todo, por desplazar a la izquierda del gobierno. Esta postura, de gran irresponsabilidad en el plano democrático, más allá de los discursos encendidos y dedos acusadores contra el Frente Amplio y el presidente Vázquez, no es nueva y queda aún más al desnudo si se repasan los dichos anteriores a este debate en el Senado.
Guido Manini Ríos, hoy candidato presidencial por Cabildo Abierto; donde cuenta entre sus operadores a Eduardo Radaelli, un exmilitar condenado en Chile por el secuestro y asesinato en Uruguay del chileno Eugenio Berríos, químico que trabajó para la dictadura de Augusto Pinochet, hecho ocurrido bajo el gobierno del Partido Nacional y la presidencia de Luis Alberto Lacalle; en su primer discurso como candidato acusó a Vázquez de “débil” y calificó de “canallesca” la destitución de los generales integrantes de los Tribunales de Honor.
Cuando Manini Ríos fue destituido por avalar la tortura y las desapariciones, Luis Lacalle Pou se desmarcó de la generalizada condena y dijo que: “Cumplió a cabalidad y lealmente su mandato. Respetó la Constitución y la ley. Fue un digno comandante en jefe, reconocido por la tropa y reconocido por muchos civiles, entre otros quien habla”.
La senadora Verónica Alonso, en ese entonces todavía candidata presidencial, ahora adscripta a la candidatura del multimillonario Juan Sartori, también habló de Manini Ríos, y lejos de condenarlo afirmó que “será un aliado más de la oposición”. “Para mí, sería un gran ministro de Defensa”, dijo, y se lamentó de que el Frente Amplio tiene “un enorme resentimiento con las Fuerzas Armadas”. “No podemos vivir con los ojos en la nuca”, remató mostrando que leyó atentamente los libros del gran arquitecto de la impunidad, Julio María Sanguinetti, ahora candidato nuevamente por el Partido Colorado, que casi tiene patentada esa expresión.
Un paso más allá fueron los integrantes del denominado “Espacio Manuel Oribe”, quienes salieron, en esos días, hace dos meses, a plantearle a Manini Ríos que fuera candidato sí, pero dentro del Partido Nacional. Pero los integrantes del “Espacio Manuel Oribe” no fueron los únicos. Según una nota publicada el 21 de marzo, por el diario El País, vocero casi oficial del Partido Nacional, había más interesados. En la nota se decía que “las agrupaciones Soplan Vientos Nuevos, de Carmelo Vidalín, y Fuerza Nacionalista expresaron de forma privada al entorno del general que les gustaría que se presentara dentro del Partido Nacional”. La nota del diario, siempre bien informado sobre la interna blanca, agregaba: “el presidente de la agrupación “Ilustres y Valientes”, Gerardo Regueiro, expresó en las redes sociales que, si bien él apoyará al precandidato Juan Sartori en la interna nacionalista, ve con buenos ojos todo lo que sume dentro del Partido Nacional y en particular la participación de Manini Ríos en la interna blanca. Según sus afirmaciones, el Partido Nacional se vería “totalmente renovado con la participación de Sartori y Manini Ríos como precandidatos presidenciales”.