Martes 17 de septiembre, 2019
  • 8 am

Jornada sobre animales de guarda para la majada en Colonia Lavalleja

El próximo lunes 27 de mayo, a las 14:00 horas, se realizará la actividad prevista sobre animales de guarda para la majada, como lo son los perros maremma y las burras. Esta actividad se había previsto en primera instancia para el día martes 21 de mayo, pero debido al paro de profesionales de INIA, la misma se suspendió en aquel entonces, debido a ser una reunión organizada por el Secretariado Uruguayo de la Lana y el propio Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria.
José Francisco Ramos, el técnico del SUL en la zona, dijo a CAMBIO que la misma se desarrollará en la Alcaldía de Colonia Lavalleja. En esta oportunidad la presentación de los perros maremma estará a cargo de los técnicos de INIA, mientras que conjuntamente con el Ing. Ruben Argelaguet se presentará por parte del SUL la utilización de burras en la majada.
Burras
El trabajo con burras se ha venido investigando hace algunos años y se ha validado en el Centro de Investigación y Capacitación Ovina Mario Azzarini (CICOMA) que está ubicado en la zona de influencia de Colonia Lavalleja.
Ramos señaló que se han realizado “dos entregas de estos animales a distintos grupos de productores que han tenido muy buen suceso, principalmente en las zonas de la sierra del este”.
El proceso de impronta de las burras en la majada es diferente o más sencillo que en el caso de los perros maremma, el técnico del SUL explicó que en el caso de los canes de guarda las instituciones se han deslindado de este trabajo y está en manos de varios criadores de perros en el país que se encargan de este tema.
En el caso de los burros tienen algunas particularidades, “el tiempo de acostumbramiento es más corto, puede durar semanas o menos de un mes. Tienen la ventaja de comen la misma pastura que los ovinos o vacunos, pueden vivir hasta 40 años, y en el caso de que una burra tenga cría entre las ovejas eso facilita mucho más la impronta del animal a ser destetado en 6 o 9 meses”, dijo Ramos.
Una de las principales recomendaciones es priorizar las hembras ante los machos, tanto enteros como castrados, por la predisposición a ser más violentos los machos que las hembras.
De acuerdo al técnico del SUL, es recomendado la utilización de un animal cada 300 ovejas hasta 500 como máximo. “Su desempeño es mejor en potreros chicos solos con ovinos, pero se pueden dejar varios en distintos lotes”.