Sábado 14 de diciembre, 2019
  • 8 am

El pozo que hundirá a Lima

Dr. Carlos Silva
Por

Dr. Carlos Silva

79 opiniones
Diario

En plena campaña electoral hacia la intendencia de Salto, pudimos ser testigos de una de las promesas de campaña más absurdas que escuchamos en aquel momento. Sabiendo en la situación en que estaba la intendencia y sobre todo las calles de Salto, en aquel entonces el candidato Lima, dijo que arreglaría las calles de la ciudad en 100 días. Hoy ya lleva más de 1400 días de gobierno y Salto sigue desecho.
Parece que pasan los meses y volvemos a referirnos a estos temas y lo hacemos, porque si no denunciáramos la situación, si nos quedáramos callados sin decir nada, nos iríamos acostumbrando y pasaríamos a ser cómplices de esa falsa promesa de solucionar el problema vial de la ciudad. Para muchos salteños, ver pozos y andar en calles desechas ya es costumbre y normal o simplemente se han resignado, pero nosotros, nos negamos a aceptarlo.
Basta salir del departamento o recordar viejas épocas y ver que se puede estar y vivir de otra forma. No es normal que las calles estén así, no es natural y tampoco aceptable y lo decimos claramente. Desde nuestro lugar como oposición en el año 2015, le llevamos un documento al intendente Lima que se llamaba “Para sacar a Salto del pozo”. Eran propuestas concretas y realizables que habíamos encontrado en otros departamentos, donde si se tiene bien encaminado estos temas, lugares como San José, que ahora ya están bituminizando la caminería rural.
Recordamos que a principios de este gobierno, se realizó un llamado a licitación a empresas privadas para arreglar las calles céntricas de hormigón, paso un buen tiempo y pudimos observar algunos parches que se iban realizando, las obras comenzaban y demoraban bastante, las mismas duraron unos días y en pocos lados, y de repente se terminó. Ahora bien, vemos que ya un par de años después la intendencia está encarando ese trabajo en el centro de la ciudad. Nosotros nos preguntamos, estaremos pagando y gastando dos veces por el mismo trabajo?
De los ejemplos más claros de todo lo que no hay que hacer con la plata del pueblo, debe ser la obra de la avenida Manuel Oribe, en la administración de Coutinho se gastó una fortuna, se la hizo a nuevo pero duro unos pocos días, hoy desecha y con varias muertes por causa de su mal estado. Ahora parece que la intendencia se decidió a gastar de nuevo en la misma, o sea dos veces por un mismo trabajo en pocos años y la está reparando. Bueno, les cuento algo, no hace más de 15 días que ya se puede transitar por los lugares donde se “reparo” y ya se pueden ver baches en su estructura.
Podemos seguir hablando de la situación de las calles de la ciudad, de las del centro o de los barrios, algunos de ellos totalmente olvidados por ya varios gobiernos, podríamos escribir carillas enteras pero creo que los salteños ya tienen una opinión formado sobre este tema.
También debemos decir que el deterioro que tiene la caminería rural es muy importante y que los supuestos arreglos que se le hacen duran menos que un suspiro, se sigue tapando el ojo y mal gastando el dinero de los contribuyentes. Llegamos al punto, que un evento de categoría mundial, como lo era el congreso mundial de la raza Angus y su gira por el Uruguay, debiera trasladarse a la ciudad porque el camino de acceso al lugar previsto, estaba intransitable, cosa que aún continúa igual.
Los salteños debemos decir basta, ni nosotros seguir gastándonos en escribir sobre estos temas básicos que una intendencia debería tener solucionados y ustedes perder un ratito de su tiempo en leernos. Queremos poder empezar a discutir otras cosas, como por ejemplo, como llevar a Salto al lugar que se merece y que nunca debió dejar de estar.
Necesitamos empezar a pensar en grande para salir adelante, desde nuestro lugar si nos toca ocupar responsabilidades así lo haremos, trabajaremos duro para recuperar Salto y que estos últimos años sean solo un mal recuerdo, porque quienes nos llevaron a esta realidad, quedaran enterrados en el pozo más profundo, de la memoria colectiva de los salteños.