Miércoles 3 de junio, 2020
  • 8 am

Hungría, Venezuela y… ¿Poncio?

Néstor Albisu
Por

Néstor Albisu

319 opiniones
Diario

Dr. Néstor Albisu.
Hace pocos días recordé una década de mi adolescencia, la del 1950 al 60. En 1950 entraba al liceo. Además de la variante didáctica, surgía el cambio hormonal. Mostraba la adolescencia que asomaba. Veníamos de escuelas urbanas, que separaban mujeres de varones. En el liceo…¡teníamos compañeritas que no eran nuestras hermana, primas o vecinas!
Ese año, campeonato Mundial de Fútbol, Maracanazo y Uruguay campeón. Además, habiendo seguido la segunda Guerra Mundial junto al abuelo Anastasio, tuvimos la visión de otra distinta. Finalizadas las bombas, trincheras y muerte, se pasaba a una tranquila pero trágica, de cancilleres, espías y traiciones. Allí antiguos aliados se convertían en enemigos y viceversa. La llamaban Guerra Fría. En 1955 por Radio Colonia y Cultural de Salto, seguimos la caída de Perón. Militar argentino, portador del “Progresismo” a nuestro continente. Admirador de Mussolini (iniciador del Fascismo), aplicó sus teorías en Argentina y poco a poco la extendió por toda América. Bajo su manto Progresista, mostró desde entonces el desastre que el falso progresismo traía a los países que lo adoptaban. Convivían toda la gama política.(¡Desde la Triple A (ultra derecha), a los Montoneros (ultraizquierda)!
Destruían la cultura, quemando templos de todas las religiones, movimientos racionalistas, etc. Acompañados de cantos que expresaban:¡Abajo la inteligencia!, ¡Alpargatas si, libros no!
Mediados del 1955 fuerzas del mismo ejercito lo destronó y huyó en una lancha a Paraguay, donde Sttroner lo cobijó.
En 1956, en un punto lejano, Hungría (por el Pacto de Varsovia formaba parte de la U.R.S.S), sucedía un triste espectáculo. El pueblo y sobre todo la juventud se levanta contra su Presidente Vitalicio Matías Rakossi, presidente también del Partido de los Trabajadores (P.C). Partido único, conseguido por Stalin al firmar el pacto amenazando con el terror de una invasión alemana (que finalmente se produjo a finales del 1930 y que esa concedida esclavitud no evitó).
Allí jóvenes con hondas luchaban contra tanques rusos, peleando por su independencia y fueron arrasados. Los vimos por fotos y documentales cinematográficos. Esto horrorizó al mundo. Pero aquellos mártires no dieron su vida en vano. La democracia triunfó y Hungría se liberó de tan esclavizante tutelaje. Falta en esta década. El básquet salteño campeón Nacional y mi inicio Universitario. Pero volvamos al presente. Hace unos pocos días por T.V,veíamos tanquetas rusas manejadas por cubanos, pisar, destrozar jóvenes vidas de venezolanos que como aquellos húngaros del siglo anterior se sacrificaban por la libertad.
Años y kilómetros separaban ambos acontecimientos, pero un mismo sentido general de repulsa e indignación recorrió al mundo. Repulsa que no fue general, hubo políticos dogmáticos que gustan obedecer a sus amos y como marionetas aprobaron aquella barbarie de Hungría y la actual de Venezuela.
No nos debe extrañar. Recordemos la teleconferencia del dictador Maduro, tomando la Presidencia en fraguadas elecciones hace un par de años. Este ridículo payaso (con perdón de estos), dijo quedaría en el cargo hasta cumplir el sueño de Chávez. Este sueño (¿o pesadilla?), consistía: 1ero-un partido único. 2do-Eliminar las elecciones (invento de la derecha). 3ero-No poner límites al poder Presidencial. Ni de tiempo o espacio.
Finalizadas tan delirantes palabras vimos ponerse de pie aplaudiendo, la cúpula Sindical y parte del Gobierno (¿Uruguayo?). Repitiendo este disparate a legisladores del oficialismo, (están las actas ).
Y nuestro Presidente……silencio absoluto. Nos atrevemos a recordarle que no fue original. La Biblia relata a quien con soberbia, prefirió lavarse las manos y culpar a terceros. Debe tener en cuenta que esa actitud milenaria de Poncio Pilatos, sigue costándole repudio de la humanidad; llamándolos por su nombre a los que prefirieren lavarse las manos..…sin conseguir lavar su conciencia para el presente y la posteridad.
La complicidad de Poncio Pilatos…se repitió en nuestro país.