Jueves 12 de diciembre, 2019
  • 8 am

Se cometió una infamia

Leonardo Vinci
Por

Leonardo Vinci

36 opiniones
Diario

La infamia es una acción malvada y vil.
Y la inauguración de un memorial en las puertas del penal de Libertad lo fue.
Una verdadera infamia.
Hace un año, el Presidente de la organización Crysol, Gastón Grisoni, en conferencia de prensa, manifestó sin que le temblara la voz, que los presos en el recinto carcelario maragato estuvieron recluidos por luchar por la libertad y la democracia.
No podía plantearse tan desvergonzada patraña, ya que la mentira o falsedad es tan grande que no admite el menor análisis.
La cárcel comenzó a recibir presos en 1972, bajo el imperio de la Constitución, con procesados originalmente por la justicia ordinaria.
Perdieron su libertad los que atacaron a la democracia uruguaya sembrando sangre, luto, dolor y terror, y los que dejaron en las calles del país más de sesenta muertos.
En las celdas de “Libertad” fueron recluidos los asesinos del peón rural Pascasio Báez.
También estuvieron presos los que ametrallaron sin anuncio alguno a los soldados de la custodia del Comandante.
Privados de su libertad estuvieron los subversivos que se mostraban valientes frente a agentes policiales, pero que fueron desbaratados en pocos días por el ejército, a tal extremo que el movimiento tupamaro estaba prácticamente extinguido en 1973.
De ahí que, como alguna vez reconoció el propio Mujica, la peor frustración de los tupamaros fue que cuando se instauró la dictadura en Uruguay ellos no pudieron combatirla porque estaban presos.
En la Conferencia de prensa citada, la Ministra de Educación, María Julia Muñoz, dijo que los presos de “Libertad” fueron recluidos “por pensar y querer un patria diferente”.
No Doctora. No fueron presos por esa razón, sino por conspirar contra la democracia uruguaya desconociendo la voluntad soberana, por robar, secuestrar, asesinar y sembrar el terror.
Este memorial no se alza para condenar al terrorismo de estado. De haber sido así, nosotros hubiéramos acompañado la iniciativa.
Este invento absurdo e inverosímil tiene otra finalidad espúrea, y es cambiar la verdadera historia.
La inauguración del Espacio Memorial Penal de Libertad que se realizó hace un año fue una afrenta a la verdad por cuanto también se homenajeó a asesinos, no a los asesinados.
Tenemos claro que las durísimas condiciones de prisión, nunca lavarán las manos manchadas de sangre.
Estas son las acciones que no contribuyeron ni contribuyen a cerrar las heridas del pasado y reconciliar a los uruguayos.