Jueves 17 de octubre, 2019
  • 8 am

Proclama de mujeres tras marcha de Ni una menos: “Nos matan cada vez que avalan gritos, golpes, abuso y el acoso callejero”

 

“Cuatro cadáveres encontrados en una semana, ocho mujeres asesinadas por violencia machista, en los primeros cinco meses del año 2019. Se debe dar prioridad a los casos de femicidio asumiendo la responsabilidad estatal. La violencia machista es una emergencia nacional”, comenzó expresando la proclama en la noche de ayer leída en plaza de los Treinta y Tres Orientales una vez que la columna de mujeres arribaron tras la movilización bajo el lema “Ni una menos”.

EL ESTADO AVALA A PROXENETAS”

El caso de Micaela Onrrubio donde ya se encontraban previamente denuncias de violencia doméstica “es un claro ejemplo de la ineficacia del sistema a la hora de prevenir nuestros asesinatos, nos matan todos los días, nos matan cada vez que denunciamos un caso de acoso, abuso, violencia y no nos cree la Policía. Nos matan cada vez que nos disminuyen a la categoría de subhumanos, cada vez que avalan los gritos, los golpes y el acoso callejero”, expresaron.

1786-2

“Nos matan cada vez que legitiman la explotación sexual de nuestros cuerpos y el Estado avala proxenetas. Nuestros cuerpos no se mercantilizan, ni son objetos de mercado, basta de seguir apoyando un Estado que saben dónde están las hijas, madres, hermanas y primas”.

¿QUÉ PASÓ CON NAZARENA PORTO?

Por otro lado las mujeres de la Asamblea Permanente de Salto, hicieron referencia a la muerte de Nazarena Porto. “A más de un año del asesinato de Nazarena, la mal llamada Justicia todavía no ofrece respuestas. Es necesario y primordial que se aclare dicho caso y se reconozca al responsable.

El estado nos mata con su negligencia. En Salto no existen lugares seguros para mujeres que necesitan salvaguardar sus vidas, simplemente no tienen a donde ir y por eso terminan soportando golpes, abusos y maltratos. El sistema patriarcal se trasmite de manera generacional, primero en el ámbito doméstico, y luego a través de la socialización, especialmente el de las instituciones educativas”, sostuvieron.

ESTAMOS EN EMERGENCIA NACIONAL”

Por otro lado, no hay ningún protocolo genuino y de utilidad para las denuncias de las niñas y niños en caso de violencia intrafamiliar y se debe trabajar duramente en su seguridad ya que son los más expuestos e indefensos en los ámbitos violentos. Asimismo, crecer en este tipo de ambientes, además de ser un riesgo en sí, también lleva a reproducir estos patrones dañinos en la vida adulta de los niños. A pesar de la ley con la que contamos las mujeres, el sistema judicial no está a la altura, sigue rigiendo cualquier tipo de violencia sobre las denunciantes, revictimizándolas, y exponiéndolas a situaciones que distan mucho de “medidas protectoras”. Caemos en individualismos a suerte y verdad de jueces y fiscales que en su gran mayoría no manejan una perspectiva de género. Hace unos años esperamos por justicia, porque se nos escuche, respete porque nos traten como seres humanos portadoras de derechos. Estamos en estado de emergencia nacional” concluyeron.