Sábado 14 de diciembre, 2019
  • 8 am

Rescatar lo positivo

Gerardo Ponce de León
Por

Gerardo Ponce de León

88 opiniones

Por Gerardo Ponce De León
En los pocos minutos, que tengo los días lunes, en el programa Entre Mate y Mate, les hacía mención a mi escrito último, en este diario; nada más que le agregué una frase, que dice: “Nada es verdad, ni es mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”. Esta frase venía por la lectura que hice, en dicho programa. Un esposo terminaba diciendo “Este ha sido un año muy malo para mi”, la señora lee a escondida el escrito y le contesta todos los puntos que se esposo escribió; en forma negativa; haciéndole ver que todos tenían muchísimos puntos positivos, que no dejaban de superar a los negativos. “Este año, es para dar gracias a Dios”
Cuantas veces, en el correr del día, nos gana el negativismo, y somos incapaces de pensar un segundo, para ver lo que pasó, que consecuencias tiene y lo que podría haber llegado a pasar. Reaccionamos, nos enojamos y hasta llegamos a maldecir, no pasa por nuestra mente nada más que lo negativo, y ¿será que no tiene nada positivo?.
Creo que todos somos ser humanos y es parte de nuestra enseñanza ver lo negativo (siempre hay excepciones) pero aún, para confirmar lo que les escribo, no hay que ir muy lejos; frente a un pedido de un familiar, ponemos peros y más peros, hasta llegamos a decir, entre dientes, siempre a mi, no será que hay otro que lo pueda hacer, pero si ese pedido lo hace un amigo o cualquier otra persona, nuestra disponibilidad, es inmediata, siendo capases de correr.
¡Que mala forma de encarar la relación familiar! pero ¿sucede o no sucede? Sabiendo que estamos demostrando que tenemos dos caras. Más cierto aún: nada es verdad…….no creo que tengamos que buscar ejemplos muy lejos, creo que basta con pararnos frente a un espejo y mirarnos a los ojos, que muchas veces nos hace falta hacerlo. Ver lo que se mira y tratar de ver en los ojos, del que tenemos enfrente, (que es uno mismo) la verdad. ¡Cuantas falsedades podemos llegar a descubrir!
Nuestra postura frente a hechos o casos, en la vida, pesan muchas cosas, que sobre pesamos en segundos: en que nos perjudica; si me puede dejar un rédito; que se puede decir frente a mi actitud; que consecuencias trae………… y tantas cosas más que vuelan por nuestro pensamiento, para luego tomar una resolución, en las que pesan valores ajenos a nuestra forma de pensar, pero que me deja mas tranquilo frente a lo que dirán.
Es un gran error que cometemos, casi todos, ya que cambiamos los colores de los cristales, para obrar hasta en forma diferente a lo que realmente deseamos, y en su gran mayoría la culpa está en que miramos los aspectos negativos y dejamos de lado nuestra realización como humano, o no queremos ver lo positivo. Fallamos en cuidarnos de lo que se puede decir, y no valoramos lo positivo que nos puede dejar.
Me da la idea o tengo la sensación, que ponemos por delante el orgullo, antes que la humildad; por eso les decía que me importa, y mucho, lo que se dirá de mi, que obrar en forma silenciosa.
Es un terreno muy personal, y en el cual cada uno sabe muy bien donde aprieta el zapato, y podemos llegar a tener mal genio, porque somos sabedores de nuestra equivocación o error en el obrar. Es que nuestra conciencia nos avisa que estamos haciendo las cosas mal y acá queremos justificar nuestro error y le echamos la culpa al color del vidrio que miramos. Soy consciente que estoy escribiendo porque, en mi caso, también obro mal.
Y todo sucede en un instante, pero lo suficiente como para hacer, de parte nuestra, un juicio, aunque equivocado, lo hacemos, por terquedad verdadero.