Lunes 9 de diciembre, 2019
  • 8 am

Sanguinetti

Leonardo Vinci
Por

Leonardo Vinci

36 opiniones

Por Leonardo Vinci.
El pueblo de Salto está en deuda con el Dr. Julio María Sanguinetti.
En realidad, la nación entera le debe un reconocimiento al hombre que se comportó con dignidad en tiempos sombríos, y lideró luego,- con un gran respaldo popular,- el proceso de diálogo que permitió encontrar la salida a un verdadero atolladero.
Fue el gran capitán que supo llevar al Uruguay a buen puerto, a pesar de navegar en aguas borrascosas.
Pacificó al País, liberó a los presos políticos, devolvió los empleos a los 10.000 destituidos, acogió a 16.000 exiliados, convocó a los consejos de salarios, aumentó los sueldos un 26%, duplicó las exportaciones, disminuyó la mortalidad infantil diez puntos, redujo del 14 al 9% la desocupación, inició una ambiciosa reforma de la educación, fomentó el desarrollo forestal y las zonas francas  donde hoy trabajan en total 45.000 personas exportando más de 4.000 millones de dólares anuales.
Eligió nuestra ciudad para comenzar un esperanzador proyecto de contención social dando respuesta a la problemática de la primera infancia: los CAIF.
Hace más de treinta años puso en marcha el primero de ellos en el Barrio Don Atilio.
El éxito de estos centros está a la vista.
Otro gran acierto fue la reforma educativa que permitió la creación de los CERP.
Centenares de jóvenes han podido abrirse camino en la vida estudiando profesorado gracias a la afortunada decisión tomada en tiempos del Intendente Malaquina.
¡Qué decir de la Regional Norte!
El viejo sueño del Arquitecto Barbieri,- que el pueblo de Salto hizo suyo,- pudo convertirse en realidad gracias a la voluntad del Dr. Sanguinetti.
Miles de estudiantes,- muchos de ellos provenientes de familias de escasos recursos de todo el norte del País,- han tenido y tendrán un futuro mejor gracias a esta iniciativa.
En el presente, el Estadista nos dice que “Hace un año el Partido Colorado sufría de incertidumbres. Personalmente, sentía con angustia que no podía mirar desde mi casa como se debilitaba el Partido constructor de la República que supimos ser. Fundamos el movimiento “Batllistas”. Salimos a recorrer el País. Lo viví como un deber de conciencia. Nunca rehuimos desafíos y menos en tiempos difíciles. Hoy se ha transformado en la alegría de ver que el Partido Colorado ha resurgido. Será decisivo electoralmente y podrá ser parte de un gobierno de coalición renovador. Somos el Partido del sentido común y las Instituciones. En momentos difíciles siempre estuvimos y estaremos”.
¡Tengamos confianza!
El 30 de junio démosle nuestro voto a través de la lista 18.