Miércoles 21 de agosto, 2019
  • 8 am

Exportación de semillas forrajeras creció exponencialmente desde 2016

Al ritmo de crecimiento que ha registrado la producción de semillas forrajeras en el país, también ha crecido el saldo exportable en los últimos años, de acuerdo a la información del Instituto Nacional de Semillas. En este sentido se ha incrementado el área de semilleros certificados en el país, especialmente de gramíneas forrajeras, alcanzando las 40 mil hectáreas el año pasado.
Al mismo tiempo, según INASE, en los últimos cuatro años se ha incrementado 5 veces el volumen de semilla certificada bajo el esquema internacional de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), principalmente de avena negra y raigrás con destino a la Unión Europea.
En el caso de la soja, el negocio es diferente y se basa fundamentalmente en la multiplicación de variedades en etapas experimentales con destino único a la exportación. Alcanzandose un total de 3.000 a 5.000 toneladas anuales.
Para la semilla forrajera, el crecimiento sostenido desde el año 2009, alcanzó en los últimos años los 45 millones de kilogramos producidos, que se destinan a la venta a nivel nacional y exportaciones que han venido creciendo.
A medida que han venido creciendo los mercados para la exportación de semillas forrajeras, la participación de las ventas al mercado interno han venido disminuyendo su porcentaje de participación en el negocio.
INASE señalá que la exportación de semilla forrajera se ha incrementado de forma exponencial desde el año 2016, alcanzando un volumen exportable de casi 12 millones de kilos.
El raigrás ha sido la especie de mayor participación, estando en el orden del 70 a 80% del volumen total exportado. Le siguen avena, festuca y leguminosas.
La exportación de semilla de raigrás ha tenido un aumento considerable en su participación relativa con respecto a la venta nacional y la reserva de semilla del productor, llegando en los últimos años a casi el 50% del total producido. Por último, el incremento en la emisión de certificados internacionales del laboratorio oficial del INASE, reafirma la tendencia del crecimiento sostenido en la exportación de semilla de calidad, mostrando tan solo el primer trimestre del año 2019 un número de certificados emitidos muy superior a años anteriores.
Acreditaciones internacionales
Las acreditaciones internacionales que posee nuestro país, junto al esquema de certificación de semillas, facilitan la comercialización en mercados externos.
Desde el año 1988 Uruguay ingresó al esquema internacional para la certificación de semillas a través del programa de la OECD.
En 1994 se incorporó como país miembro a la Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales (UPOV). Fue el primer país de América Latina en hacerlo.
En 2001 el Laboratorio Oficial de Análisis de Semillas de INASE recibió la acreditación de la Asociación Internacional para el Análisis de Semillas (ISTA, por su sigla en inglés).
Es el único laboratorio en el país que posee dicha acreditación, calidad que mantiene desde entonces, lo que le permite emitir certificados internacionales de análisis de semillas.
En 2002 la Unión Europea reconoció las equivalencias para la certificación de semillas.
Ese mismo año, los países del MERCOSUR acordaron una tabla de equivalencias de clases y categorías de semillas botánicas.