Martes 4 de agosto, 2020
  • 8 am

Recordaron los 16 años de la muerte del Padre Emilio Ghidotti

El 6 de julio de 2003 fallecía en Bérgamo, Italia, el Padre Emilio Ghidotti. Sacerdote italiano que emigró al Uruguay y pasó gran parte de su vida pastoral en Salto donde sentó sus raíces en la comunidad católica de la Catedral. Su figura enérgica y su particular mensaje, hicieron que muchos integrantes de la comunidad que lo conocieron cada año en esta fecha lo recuerden. Ghidotti debió partir a Italia aquejado de una dura enfermedad que lo mantuvo inmóvil durante meses y esperanzado en un tratamiento más avanzado buscó en su Italia natal una mejoría que nunca llegó. Ayer, a 16 años de su partida, amigos y la comunidad toda recordó en sus misas al sacerdote que merced a su fuerte vínculo con Salto es poseedor de una placa que se exhibe en la puerta de la Casa Diocesana en su recuerdo y memoria.
BENDICIÓN DE ENFERMOS
Quienes conocieron a Emilio Ghidotti saben que todos los días recorría los CTI del Hospital y de los sanatorios para visitar a los enfermos y alentarlos en su recuperación. No lo hacía solo, sino provisto de un crucifijo de madera que colocaba en la frente de los enfermos y oraba por su pronta rehabilitación. Ese crucifijo cuando Ghidotti viajó a Italia por alguna razón quiso que se quedara en Salto y se los entregó a quienes formaban parte de la comunidad para qué fuese compañía de los enfermos y los ayude en su mejoría. Se trata de un crucifijo simple de madera, pero del que se han reportado milagros de recuperación que han sido documentados porque en su momento se tuvo la iniciativa de presentarlos ante la Santa Sede para iniciar el proceso de canonización de Ghidotti. Su presencia física no está, pero su crucifijo sigue recorriendo enfermos y llevando la calma espiritual que tantos necesitan.