Martes 17 de septiembre, 2019
  • 8 am

Familiares de Amparo Fernández organizan una concentración en Salto para exigir Justicia

Anahí Fernández, es prima de Amparo, la joven de 36 años que viajó a Sarandí Grande, Florida y no regresó a su casa en la ciudad de Paysandú.
CAMBIO entrevistó a Anahí, quien dijo Amparo es madre de tres hijos, Román, María Pía y Juan Bautista. Vivía en su casa al fondo de la de sus padres, trabajaba como enfermera en la Policlínica MunicipalII de Paysandú, donde allí salió el martes 9 de julio la multitudinaria marcha pidiendo justicia.
Dijo que era una “gurisa alegre” que le gustaba el campo y los caballos, “siempre estaba metida en algún desfile, integraba una aparecería, era una gurisa que tenía unas ganas locas de vivir.
El gusto por el campo era algo que le surgió a ella porque en realidad ninguno de los Fernández tiene campo. Pero el vínculo siempre estuvo relacionado con el folclore porque uno de los tíos es cantor, era una gurisa que le encantaba escuchar al tío cantar cuando hacían asados en el fondo de la casa”.
Anahí dijo que esta situación es muy dolorosa y en este momento los sentimientos están a flor de piel porque la situación que les ha tocado vivir es “algo espantoso”.
EL CUERPO PUEDE ESTAR EN OTRO LADO Y NO EN EL RÍO
Amparo estaba separada del papá de los dos nenes grandes, posteriormente tuvo una pareja donde tuvo al más chiquito Juan Bautista, que tiene 4 años. “Era una persona muy querida por los colegas, por los pacientes, no tenía maldad, era muy confiada, de repente pecó por eso”, sostuvo.
Tenía dos hermanos, era la menor, el papá es carpintero y la mamá maestra ya jubilada.
Anahí dijo que la familia tiene la versión oficial y ésta no termina de decir cuál fue la causa de la discusión que culminó con el fallecimiento de Amparo.
“No sé de dónde salió eso de las domas o de los 7 mil pesos que hablan, a la familia deja de importarle esas cosas”.
Señaló que viajaron al lugar donde supuestamente el responsable del crimen la tiró y “es una locura” pensar que el asesino se trasladó 40 kilómetros con un cuerpo inerte, con bolsos, mochila y matera en una moto por un camino vecinal.
Agregó que en auto tenían dificultad para andar, por ese motivo es impensado, pero la Policía en ese momento estaba muy centrada en buscar en el río.
Reconoció y destacó la labor policial porque hay varias dependencias en el lugar.
“Está La Republicana, la Armada Nacional con sus buzos, los bomberos, el equipo de Drones de Tacuarembó es mucho movimiento y ella no aparece, tampoco los bolsos y ningún rastro de nada”.
La familia le comentó que piensan que Amparo puede haber sido colocada en otro lugar, pero la Policía dijo que por ahora el asesino manifestó que el celular lo había dejado en otro lado efectivamente estaba allí, al principio le creyeron, pero ahora comenzó un rastrillaje por tierra.
Si bien Anahí y Amparo tenían contacto frecuentemente, sobre esta relación esporádica no le había comentado, se sabía que había ido en el mes de diciembre cuando el individuo le regaló el caballo, ella volvió a encontrarse con él en otra oportunidad, pero no eran novios.
POR TODAS LAS MUJERES ASESINADAS
Anahí, que vive en Salto, decidió organizar una marcha en Salto con un pedido de conciencia de su parte porque esto afecta a todos, no es un problema solo de las mujeres, es femicidio que lo cometió un asesino.
La idea es hacer una concentración en plaza 33 el día martes 16 de julio a la hora 18:30, la familia convocó a toda la ciudadanía para pedir justicia por Amparo y las otras mujeres que fueron asesinadas.
Existe una cuenta en abitab donde se pide colaboración para los hijos de Amparo, colectivo 101.141.