Martes 10 de diciembre, 2019
  • 8 am

Lucía Crescionini: una salteña que adiestra perros para ayudar niños con Trastorno del Espectro Autista

CAMBIO dialogó con Lucía Crescionini Mackern, una jóven salteña de 21 años, que se desempeña como adiestradora de perros de raza Labrador para niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA) en Montevideo. Todo comenzó cuando se fue a estudiar psicología en la capital, donde reside actualmente. Su tía, -Alexa Mackern-, pertenecía a la fundación FUNDAPPASS, que entrena a perros para la asistencia de niños con TEA. El 17 de marzo del año anterior repentinamente Alexa fallece, quedando la fundación totalmente sin entrenadora de perros de asistencia. Fue cuando Lucía entrö en acción.
EN SU MEMORIA
En ese entonces Lucía recibe una propuesta de parte de la directiva de la fundación para hacer cursos de adiestramiento, ya que conocían su pasión por los perros y sus visitas a la escuela de entrenamiento para informarse del tema con su tía. Realizaron un convenio con la fundación Bocalan de España, la cual viajaba al Uruguay continuamente con un instructor para darles clases por 15 o 20 días y llevar a cabo proyectos de enseñanza a Lucía y Ximena, su amiga, para recibirse como instructoras de perros de asistencia para niños con TEA. Los estudios le tomaron un año, precisamente en marzo de este año se recibió, le entregaron un perro y ya hay 8 perros de asistencia para niños adiestrados en el Uruguay. Seis de ellos entrenados por su tía Alexa, 1 por Lucía y el útlimo por su amiga Ximena que junto con ella son las 2 primeras uruguayas en adiestrar a estos perros labradores. Tras el dolor de perder a su tía, Lucía manifestó que le resulta súper reconfortante realizar los adiestramientos en su honor, teniéndola siempre presente.
ENTRENAMIENTO
El proceso de entrenamiento en total dura 2 años, en ese período los perros quedan aptos para ser entregados a su nueva familia. “Creamos un vínculo hermoso con los perros, son amigos, me da un poco de nostalgia recordar al que ya entregué, lo quisiera volver a ver, el afecto que generó en mi es inmenso, ahora lo brinda a otra familia” dijo Lucía.
BENEFICIOS
Los perros son entregados a niños entre 3 y 9 años y traen muchos beneficios. Están constantemente conectados con los niños mediante un cinturón que los une, el autismo muchas veces tiende a hacer caminar a las personas en zig zag por la calle, los caninos lo hacen concentrarse mucho y mejoran su caminar.
El 80% de los niños con TEA tienden a fugarse de sus hogares debido a que los chicos pueden sentir un pequeño ruido que para quienes no tengan autismo lo sienten demasiado leve, pero para los niños con TEA resulta ser demasiado para sus oídos, se asustan y escapan de sus padres, lo que puede ocasionar un accidente grave.
LOGROS
Los caninos han logrado terminar con el consumo de medicamentos que los niños muchas veces necesitan para dormir, ejercen una presión al niño cuando se duermen, bajando la ansiedad, haciendo un efecto tranquilizador. Cuando un niño acaricia a estos perros se calma considerablemente.
Niños han logrado decir sus primeras palabras, muchas veces el nombre de su perro, también generan cierta confianza mediante los perros y pueden comunicarse con las personas, que antes no lo podían hacer.