Miércoles 11 de diciembre, 2019
  • 8 am

Salteños impresionados con la atención recibida en el Hospital Maciel y la compararon con Salto

 

En la jornada de ayer CAMBIO dialogó con los pacientes César Ferreira y Carlos Gustavo Godoy, haciendo un seguimiento de sus casos ya que los dos se encuentran en la misma sala, luego de ser trasladados desde el Hospital Salto al Hospital Maciel en Montevideo.

Fueron dos casos en Salto que tuvieron que recurrir a los medios de prensa para hacer conocer su situación. Horas después de ser noticia en diarios, radios y canales locales, les comunicaron que su traslado saldría en pocas horas.

CASO FERREIRA

El caso de César Ferreira, de 50 años, se trata de una operación en la que extirparían su riñón derecho, donde presenta un tumor. La cirugía se demoró por negligencia del Hospital Salto en efectuar su traslado hacia Montevideo y empeoró aún más su situación al sentir dolores en su pierna izquierda, siendo diagnosticado de una trombosis. Finalmente su traslado se concretó. Actualmente hace un poco más de dos meses que se encuentra hospitalizado en el Maciel.

“Perdí 12 kilos en 23 días que estuve internado en el Hospital de Salto, me deterioraba cada día más, ni si quiera caminaba porque no tenía fuerzas. Aquí en el Maciel recuperé mi peso y me puedo levantar por mi cuenta” dijo Ferreira.

CASO GODOY

El segundo caso es de Carlos Gustavo Godoy, de 38 años, residente de Villa Constitución, quien fue víctima de un accidente de tránsito en el cual volcó una camioneta el pasado 25 de mayo. Allí sufrió aplastamiento de vejiga y fractura de cadera, uretra y pelvis. Cuando fue trasladado a CTI del Sanatorio Uruguay estuvo 3 días, para luego ser enviado al Hospital de Salto. Estuvo una semana y no tuvo atención médica. Debía ser operado de urgencia y habían pasado 45 días y su traslado no había sido concretado. En esos días recibió maltratos y amenazas, tanto que al pedir ayuda en las redes sociales para que su traslado se confirmara. “Cuando llegué al Maciel, en 5 minutos el urólogo me vino a ver, me tomaron la presión 5 veces en el día, las enfermeras están continuamente pendientes, es totalmente distinta la atención. En Salto no se preocupaban por mí, ni mis compañeros de sala”, manifestó Godoy.

PROFESIONALISMO

Los dos pacientes destacan el profesionalismo de los enfermeros, doctores y cocina del Maciel. Ambos coinciden en que en el Hospital de Salto al recibir inyectables el dolor era tremendo, muchas veces no desinfectaban con alcohol la zona a pinchar y al otro día se les formaban moretones. “Aquí no se equivocan en las medicaciones, en el Hospital de Salto muchas veces me dieron medicamentos que no eran para mí, sino para el paciente de la cama de al lado” relataron.

En cuanto a alimentación en el Maciel es variada, siempre llega en hora y hacen uso de bandejas individuales selladas para cada paciente.