Miércoles 3 de junio, 2020
  • 8 am

“Qué locos lindos… ¡Tan diferentes y se llevan bien!”

Néstor Albisu
Por

Néstor Albisu

319 opiniones
Diario

Corrían años de la dictadura y muchos políticos colaboraban con Clubes de Servicios, para continuar con una labor que les estaba entonces prohibida (sobre todo aquellos que sentían la labor política como una forma de mejorar a los necesitados, naturalmente). Por canal 8 Leones y Rotarios, unieron fuerza para una tarea de ayuda cuyo mecanismo era similar a la famosa Campana de Cristal, emitido años antes por canales porteños y capitalinos.
Se fijaban metas en sumas solidarias y al llegar a una suma preestablecida, se tañía una campana de cristal, incitando a una próxima meta. Estábamos en la última etapa, Hermes Silva por Rotary y quien escribe por Leones, nos había llegado la oportunidad de cerrar la exitosa colecta.
Sábado 19 horas y nos anuncian de control que tendríamos 20 minutos de interrupción por el informativo vespertino. Y luego tendríamos 10 minutos para cerrar el juego. Así con mi compañero nos sentamos cómodamente y nos arrimaron refrescos y sándwiches que fueron bien recibidos.
Y ahí, mi eventual compañero Rotario me dice: ”Mire Dr. gente que nos conoce tal vez dirá…¡Qué locos lindos…tan diferentes y hasta parece que se llevan bien!”.
Sorprendido, traté de tomarlo en broma y contesté: ”Si dijeran eso, habría que conseguirle una consulta urgente con Vigo o Preve…¡Andan mal de la vista!, por decirnos lindos. Además ahorrate eso de doctor, que lo acepto solo en el consultorio. Su repuesta fue una espontánea carcajada, me abrazó a la antigua (golpeando mi espalda) y al separarnos aún riendo reiteró: ”Acepto, pero sacá ese Don que me ponés y me hace sentir más viejo…¿Somos distintos…verdad?…pero no por ello nos tenemos que llevar mal”.Y realmente sus palabras me dejaron pensando.
¿Eramos distintos? Si, por lo menos no coincidíamos en muchas cosas. Uno Rotario, el otro León. Nuestra Aldea los veía por lo menos como competitivos y no complementarios como en realidad lo son. El colorado, yo blanco….y al fin y al cabo ¿no fueron ambos partidos que formaron una Patria que muchos ponen de ejemplo? Hermes hombre de vida y tareas de campo, yo universitario y apegado a la vida de ciudad y así podríamos abrir varias trincheras que podrían separar si esa fuera la intención.
Pero no valía la pena poner cosas circunstanciales en el debe y coincidencias y coincidencias en el haber. Ambos representábamos circunstancialmente, a aquellos que conformaron ese milagro de paz social que orgullosamente llamamos Uruguay.
Y ambos debemos haber pensado algo similar. Porque vuelta la trasmisión y cerrando la exitosa cruzada nos fundimos en fraternal abrazo, ese si trasmitido en vivo y en directo. Y al oído me susurró y si alguno no le gusta esta unión….¡que grite la gilada!
Años después y ocupando nosotros el cargo en Jefatura de Policía y ante lenta repuesta a determinados pedidos, recurrí al amigo Hermes que ocupaba un cargo en el Banco de Seguros por su partido. Y gracias a él conseguimos los 1eros. alcoholímetros en ponerse en actividad en nuestro país, deteniendo una cadena de desgraciados accidentes que costó tantas vidas en nuestra costanera. Pasamos de un promedio de 6 accidentes mensuales a cero, gracias a esa conexión de dos quienes para algunos debíamos ocupar trincheras rivales. Y frazadas para inundados, ojos de gato para evitar accidentes viales….etc, etc…¿eramos tan distintos, Hermes?
Hoy cuando los “genios políticos que en 15 años,destrozaron nuestro país por una ideología que fracasó en todo el mundo, tratan de dividir…”dos locos (¿¿) lindos” buscaban sus coincidencias para hacer el bien.
Bueno, cuando me enteré de tu partida definitiva, me vinieron a la memoria aquellos versos de Alberto Cortés cantando su famosa canción y haciendo mías muchas de sus sentidas estrofas“ Cuando un amigo se va…”, hasta siempre Hermes.