Martes 20 de agosto, 2019
  • 8 am

6/7/2019

DEBE SER COHERENTE

Se impulsa en estos días la idea de ir poco a poco cerrando el zoológico, puesto que animalistas presentaron firmas señalando que el encierro y exhibición de los animales constituye maltrato. Ahora, la política debe ser coherente. Si se cierra el zoológico, se deben terminar las jineteadas, se deben prohibir los carros tirados por equinos, se debe prohibir la caza y pesca indiscriminada, la yerra en el campo, las carreras de galgos, las carreras de caballos, etc. Estas acciones también configuran maltrato animal. Hay que ser coherentes, de lo contrario todo seguirá igual.
NECESARIA RENOVACIÓN
Hablar de renovar es hablar de recursos. Y muchas veces esto último es lo que no hay para que las cosas sean como un quiere. En este caso nos referimos al mobiliario del Hospital de Salto, fundamentalmente camas y colchones. Según un lector que estuvo internado varios días, dijo que la mayoría e las camas ya están viejas y el sistema de articulado no funciona. Por otro lado pudo observar que la mayoría de los colchones están muy usados y que prácticamente las personas “se hunden” cuando están acostadas. El hombre agrega que se trata de un tema que requiere de presupuesto y reconoce que por más que las autoridades locales quieran mejorar, si desde ASSE no hay recursos, es muy difícil la mejora.
AGRESIVOS
En el acto electoral del domingo en muchos lugares de votación, había personas con carteles haciendo alusión a que quienes iban a votar les iban a “robar” sus derechos. Postura agresiva, poco cordial y además de presión hacia los votantes. Una lectora dijo que fue “una vergüenza por donde se lo mire. Los intolerantes y discriminadores, son los propios transexuales, que no toleran que nadie piense distinto a ellos”.
AHORA EN AUTO
Un lector que estaba en la Costanera Norte tomando unos mates con su familia fue testigo de una “picada” entre autos en plena costa. Se trata de jóvenes que en lugar de motos, ahora prefieren el auto para realizar estas carreras improvisadas. Es evidente que no había inspectores e tránsito, puesto que era un día de semana y la circulación en la costanera es casi nula. Igualmente el peligro ronda en cada una de estas maniobras. Más allá de la acción el ciudadano le recrimina a los padres
que les prestan el auto a sus hijos adolescentes y muchas veces ni saben lo que hacen con él.
NO RESPETAN
Un ciudadano nos explicó que por su trabajo, circula casi a media noche por la ciudad y ha observado que a esa hora, nadie respeta las normas de tránsito. El hombre dijo que está de acuerdo que el movimiento no es el mismo que durante el día, pero, con este tipo de criterio pueden ocurrir accidentes graves. A modo de ejemplo dijo que los repartidores de comida rápida, con tal de no demorar en las entregas de los pedidos, pasan los semáforos en rojo y a alta velocidad. “Más allá de la infracción, es un riesgo”, dijo el hombre.