Miércoles 3 de junio, 2020
  • 8 am

Vengo del tiempo de…

Néstor Albisu
Por

Néstor Albisu

319 opiniones
Diario

De un corto anónimo de internet, referido a otra realidad, nos inspiró este Divague local. Fue hace muchos años. Hoy el nuestro circula también como anónimo. Al repasarla nos entró ganas de agregar barbaridades ocurridas estos últimos 15 años…pero preferimos dejarla original.
¿Coincidimos?
…vengo del tiempo de los 50, con mucha agua pasando bajo los puentes, pero con ganas de ver pasar más.
…tiempo en que laica era la Escuela Pública y Laika una perra astronauta. Vimos los últimos tranvías y la ONDA estirando su galgo para ganarle a los trenes.
…cuando Maracaná era flamante gloria…antes de transformarse en pesada mochila. Hiroshima amargo recuerdo reciente. Entonces había dos Alemanias y una Checoslovaquia.
…vimos nacer a los Beatles y morir las matinés (largas y franeleadas), en blanco y negro. Zapateando al villano perseguido por el “muchachito”, aplaudiendo el beso a la “muchachita”, cortado por el “the end”
…no vimos “el gol de la valija”, pero si a Manisera y su calidad, Ruben Grassi malabarista, las descolgadas de Perucho González, a su hermano Coco (el mariscal), y sufrimos al Nando.
…tiempo en que Einstein se estaba yendo y Walt Disney nos hacía llorar con Bambi y reír con Mickey, quedando frío finalmente.
…también se fue Marylin y llegó Sofía, Gina y la Brigitte. Vimos nacer e irse a la gran Marosa y al incomensurable Victor Lima.
…tiempo en que se decía:” o gana la UBD o todo queda como está”. Una incipiente TV donde Bonanza y Combate dominaban. De los tocadiscos de púas chirriantes y multicolores discos.
…tiempo en que andar en ascensor era una aventura (en Salto había 2)…Si, de allí venimos…
…crecimos con Mafalda odiando la sopa. Reímos con Peloduro y Telecataplum aquí; Tía Vicenta y Balá en Argentina (Tinelli no existía); con Cantinflas en México (sin el Chavo)…¡Ahhh!y bailamos con el Clan de famoso Club.
…Pablo VI nos bendijo y vinieron los Juan Pablo, pero aún esperamos un Reino Divino que castigue a los malos.
…y también venimos del Mayo francés, del Cordobazo, Del Che (que aún no era simple logo o remera).Viendo pisar la Luna llena…pero vacía como predijo Julio Verne.
…de emocionarnos con el Milagro de los Andes y abrazar al arriero. Vimos irse a los tres Pablos, juntos partieron pero no del todo. De nuestra época negra, la del exilio de gritos y murmullos listas negras y alcahuetes. De los que dieron lucha y no se jactan por ello y de otros que se escondieron y hoy la van de héroes.
…mirando los vecinos, nos apenamos cuando Pichuco Troilo y Piazzola cerraron sus milagrosos fuelles. Y aquí supimos gritar NO con coraje, olvidando luego piadosamente a los que dijeron SI.
…buceamos con Cousteau y disfrutamos con el violín de Becho. No convivimos con Gardel, pero despedimos al Zita y al Varón del Tango.
…Y fuimos llegando hasta acá, casi…casi sin darnos cuenta.
…Dejamos de escondernos de los viejos para fumar y ahora nos escondemos de hijos o nietos para que no nos reten o inspectores para no ser multados.
…Venimos de los pelos largos, polleras cortas, proponiendo hacer el amor y no la guerra. Limpiando arroyos y contaminando océanos y glaciares.
…ahora somos gente punto con las ovejas nacen de probeta, el SIDA reivindicó al condón. Los primus se convirtieron en microondas y los viejos Wincofor en MP3.
…a Pelé lo convirtieron en un gordito melenudo, con la mano de Dios y la lengua muy larga.
…se inventó la tarjeta roja para echarnos y la tarjeta de crédito para agarrarnos. Vimos a Serrat volverse viejo pero sin abandonar su huella.
…y así seguimos (ojalá por mucho tiempo), a pura vida por delante. Sobretodo con el convencimiento que aún tenemos tiempo para dejar un mundo un poco mejor que el que nos tocó.