Martes 20 de agosto, 2019
  • 8 am

Analista político avizora un final abierto en las elecciones nacionales del mes de octubre

Por Andrés Torterola.
A pocos meses de las elecciones nacionales, CAMBIO entrevistó al Sociólogo y Analista Político, Emilio Arredondo, quién comenzó haciendo un análisis de lo que está sucediendo a nivel internacional y que está mostrando que en América Latina existe un escenario de una feroz pelea entre quienes históricamente han tenido el dominio, hegemonía y dirección de los ámbitos del Estado y aquellos que en los últimos 15 o 20 años intentaron disputarle el control.
Como pasa históricamente, se trata de una disputa por la riqueza social, lo que está sucediendo en algunos países muy importantes es una especie de recuperación de quienes habían estado toda la vida teniendo las cuotas de poder de estas sociedades y que ahora están recuperando casilleros.
COYUNTURA INTERNACIONAL
El profesional dijo que Uruguay está “en el medio de la pelea”, en unos países ganan unos y en otros ganan sectores diferentes. “Basta mirar lo que está sucediendo en Argentina, Brasil, Venezuela y Bolivia, ilustra a la perfección la disputa. Uruguay no está ajeno a estas situaciones más allá que tengamos nuestras peculiaridades”. Arredondo dijo que la pequeñez de nuestro país es una protección, ya que hace que no seamos “un botín privilegiado” en esa pelea de gigantes.
La historia de mayor solidez institucional que tiene Uruguay, la cultura política más tolerante, partidos políticos instalados y más sólidos, estructuras partidarias con mayor arraigo popular y mayor legitimación lo diferencian del resto de América Latina por eso las instituciones resisten un poco más a esa feroz pelea que se está viviendo en la región.
ELECCIONES CON FINAL ABIERTO
En lo estrictamente referente a la situación política de nuestro país, Arredondo dijo que “independientemente como se distribuyan los votos en el bloque opositor, el primer y más importante capitulo es saber cómo se distribuyen los votos entre los dos grandes bloques en pugna. Es decir Frente Amplio y oposición. Luego de ese análisis viene un segundo capítulo para saber en el interior de la oposición, cómo se distribuyen los votos.
La elección nacional del próximo mes de octubre es la primera luego de 20 años que tiene un final abierto, porque desde el año 1999 cuando gana Jorge Batlle hasta la última elección los resultados eran relativamente previsibles. Lo mismo sucedió en las elecciones sucesivas que ganara el Frente Amplio, pero la de este año es una elección de final abierto. Si es final abierto se debe analizar por qué, y la explicación viene porque la izquierda ha tenido dificultades para retener una parte de su electorado. Si hubiera sido capaz de retener su electorado, no necesita buscar votos de otro lado ya que le ha dado resultado en las últimas tres elecciones alcanzando mayorías parlamentarias y ganando en segunda vuelta holgadamente”, dijo.
SUPREMACÍA DEL
PC SOBRE EL PN
“Se debe analizar”, -dijo el analista-, “qué ha pasado en el interior de este bloque progresista y se podría explicar con una multiplicidad de factores. Lo que está sucediendo es que una parte del voto era prestado y eso es lo que se está fugando y puede estar apareciendo como un voto potencialmente favorable a Ernesto Talvi. Esa es la ilusión que estaría mostrando la supremacía del Partido Colorado sobre el Partido Nacional. Se estaría hablando de unos 8 puntos porcentuales, aproximadamente 170 mil personas. La definición de las elecciones, teniendo en cuenta que es un final abierto dependerá lo que pase en la campaña especialmente con dos grandes núcleos poblacionales”.