Viernes 3 de abril, 2020
  • 8 am

El patio trasero resiste

Gustavo Chiriff
Por

Gustavo Chiriff

16 opiniones

Téc. Univ. Gustavo Chiriff
Lista 1001 – Democracia Avanzada
PCU
El gobierno de Donald Trump (EE. UU), ha desplegado toda su prepotencia y elevado su agresividad en el continente, incrementando el inhumano bloqueo a Cuba. También generalizó el bloqueo económico y financiero contra Venezuela agravando la crisis económica y política en ese hermano país. Desde una postura de la solidaridad antimperialista, la defensa de la paz, de la soberanía, de la autodeterminación de los pueblos y la no injerencia, y fieles a lo que han sido las definiciones históricas del Frente Amplio, la izquierda latinoamericana expresa nuestra solidaridad con Cuba y reclama el cese del bloqueo criminal que busca rendir por hambre a este querido pueblo. También la solidaridad con el pueblo de Venezuela, rechazando el bloqueo económico y financiero impuesto por EEUU que tanto daño ha hecho ya a este pueblo hermano y en este sentido saludamos la acción de nuestro gobierno buscando construir un diálogo entre gobierno y oposición en Venezuela, para lograr una salida en paz, y sin injerencias externas, a la crisis económica y política que vive ese país.
La ofensiva del imperialismo tuvo expresiones muy graves en nuestro país, el 15 de julio el Departamento de Estado emitió un documento donde alertaba sobre el peligro para las inversiones extranjeras que implican, según el gobierno de EEUU, el peso que tiene los sindicatos en las relaciones. El 2 de agosto emitió una alerta a sus ciudadanos sobre los peligros de viajar a Uruguay, elevando a nivel 2 los riesgos de viajar a Uruguay, por lo que califican como “un aumento de la criminalidad”. El 5 de agosto nuestra cancillería respondió con un comunicado de igual grado alertando a nuestros compatriotas sobre los peligros de viajar a EEUU por la ola de violencia y muertes en enfrentamientos en ese país. Nuestro canciller, el compañero Rodolfo Nin Nova, acusó a EEUU de interferir en las elecciones nacionales de nuestro país,quien a través de sus alertas, abonan el discurso de la derecha sobre inseguridad. Este 9 de agosto pasado, Donald Trump, anunció “represalias indefinidas”, contra los países y organizaciones que hayan alertado sobre los peligros de viajar a EE.UU y/o casualidad se suspenden las entregas de visas para viajar al país del norte hasta noviembre (fin de elecciones nacionales).
Por otro lado esta lo que sucedió en la Argentina ayer, elecciones PASO (primarias, abiertas, simultaneas y obligatorias), donde se dio un duro revés al gobierno neoliberal de Mauricio Macri, donde el Frente de Todos (Alberto Fernández-Cristina Kirchner) con un 49,19 %, fue amplio ganador contra Juntos por el Cambio (Mauricio Macri), que obtuvo solo un 33,12 %, ganando solamente en Córdoba y en ciudad autónoma de Buenos Aires. Las recetas económicas neoliberales, de fuerte control estadounidense, llevaron en estos últimos años a la Argentina, de pasar del 29 % al 35%de pobreza, la inflación trepo a sus índices mas alto, 2018 con un 47,6 % de inflación y la interanual a junio de 2019 es de 55,8 %, sumiendo a los trabajadores argentinos en una situación desesperante. La crisis económica arruinó a centenas de pequeñas y medianas y empresas, el sector que más empleo genera y a las que quedaron se les complica la vida las tasas altas que les niegan el acceso al financiamiento y les incrementan el costo de descontar cheques. Los tarifazos golpearon transversalmente a la clase media, a las clases populares y a muchas empresas, que no pudieron resistir los incrementos de luz, gas y agua.
Es por eso, que el viraje que se esta dando en la Argentina es un duro revés a las ambiciones del imperialismo en América Latina y nos permite ver cuáles fueron las experiencias de gobierno de corte de derecha y sus resultados.
Los pueblos latinoamericanos intentaron una prédica independentista hace más de dos siglos, abortada por las lógicas territoriales de acumulación y dominación “nacionales”, las que aún sobreviven.
Es tiempo de retomar el debate relativo a la gran patria latinoamericana y caribeña y abandonar una concepción localista y avanzar en un rumbo de integración económica, política y cultural que otorgue nueva identidad a nuestra Latinoamérica.
Las elecciones de octubre en Uruguay serán clave para avanzar en este sentido, por que se plebiscitan dos modelos, la ofensiva conservadora de derecha, que quiere aplicar las mismas recetas fracasadas del macrismo o continuar avanzando en mas derechos para el pueblo uruguayo.