Miércoles 18 de septiembre, 2019
  • 8 am

Nuevo libro de “Voces Anónimas” relata dos historias salteñas de fenómenos sobrenaturales

Por Andrés Ferreira.
En el Ateneo de Salto, JVR producciones (Juan Román), realizó un espectáculo con la presencia del escritor uruguayo Guillermo Lockarth, conocido por sus exitosos libros de Voces Anónimas y las historias del “mundo mágico” que suceden en Uruguay y en diferentes países las cuales el relata, cautivando a miles de televidentes mediante sus ciclos en canal 12.
Lockarth dijo que es una “sensación increíble” ver a la gente entusiasmada por escuchar las historias que relata y calificó al espectáculo como algo que nunca se vio en Uruguay y se mostró totalmente orgulloso de formar parte del gran show.
UN LUGAR DE MUCHOS FENÓMENOS
En estas últimas semanas se presentó el último libro llamado “Inframundo”, el cual se vendió en la entrada del Ateneo y Lockarth firmó a sus fans al final del show. El mismo contiene dos historias salteñas. Una tiene que ver con una casa que se encuentra en alrededores de San Antonio y otra con un artista que vivió hace varios años y hasta hoy es recordado. Además el escritor adelantó que tiene ganas de venir a Salto a producir capítulos para la televisión y para escribir en nuevos libros en lo que queda de este 2019. “Lo digo siempre, creo que Salto es el departamento que tiene más historias y leyendas interesantes de mejor calidad en todo el país. Son muy ricas porque tienen que ver con seres elementales como seres o sirenas, identidades o manifestaciones sobrenaturales, pero por sobre todas las cosas están vinculadas a lugares específicos que tienen historia como el Hotel Concordia o el Parque Solari. En Salto las personas tienen la posibilidad de conocer el lugar de los hechos, como el caso del Teatro Larrañaga, el mismo Ateneo, el Liceo IPOLL, son todos lugares antiguos donde personas importantes del Uruguay estuvieron y es sumamente atractivo para el público”, manifestó.
ENERGÍAS EN PALACIO CÓRDOBA
En el Palacio Córdoba hace muy poco Lockarth dijo que le pasaron cosas tanto a él como a la producción. “Puertas que se cerraron, fenómenos que no se podrían explicar y al otro día cuando fueron a abrir el edificio no estaba todo como lo habían dejado. Hubo ciertas energías se despertaron haciendo que las ventanas se encontraron abiertas y muebles que no estaban en su debido lugar, siendo que no entró nadie”, dijo. Lockarth dijo que el público con las historias narradas muestra curiosidad, “los que creen se meten muchísimo en ellas y los que no creen tampoco están obligados a hacerlo pero la curiosidad se alimenta e incluso se acercan a los lugares para ver qué sucede y si pueden ver algo de lo que se cuentan en las historias”.