Miércoles 18 de septiembre, 2019
  • 8 am

El productor “no está poniendo la caravana verde porque sabe que no va a frigorífico exportador”

El Ing. Agr. Eduardo Crescionini, coordinador de campo del Sistema Nacional de Información Ganadera (SNIG) en el norte del país, dijo a CAMBIO que se debe tener mucho cuidado con la importación de ganados en pie, “esos animales que se importan tienen que llevar por reglamentación la caravana verde, por lo tanto no pueden ir a un frigorífico exportador” recordó.
El profesional dijo que se han registrado varias consultas de varios importadores sobre el tema y la darse a conocer estas condicionantes, lo cual deriva esos animales al abasto interno, se sorprenden y por ende frenan algunos posibles negocios para conocer más los detalles. Explicó que en el caso de vientres preñados, las vacas se deberán caravanear con el dispositivo verde, sin embargo los terneros que nacen en Uruguay llevan la caravana tradicional y no habría problema para enviarlos a faena.
De acuerdo al reglamento 266 se han realizado en las licitaciones la adquisición de los dispositivos verdes y “stock hay” dijo Crescionini. Sin embargo aclaró que en el uso de los mismos “hay que ser sincero y real” y reconoció que “la gente no está poniendo la verde porque sabe que no va a ir a frigorífico exportador”.
Debido a su experiencia como técnico a nivel de campo, Crescioni marcó que ha plantado a nivel del SNIG de rever la situación y permitir él envió de animales con caravana verde a plantas exportadoras, “que no vaya a un mercado demasiado exigente pero al resto de los mercados esa caravana pueda ingresar, y después que el frigorífico decida a que mercado enviarla”.
En este sentido explicó que “en una tropa hay cuatro o cinco animales que les tengo que poner caravanas verdes o a veces completo un camión con eso y si estoy en Chapicuy no pasa nada, pero si llego a estar en Zanja del Tigre con esos bichos gordos nadie va a ir a buscarme dos animales por caravana para un abasto”. Además reconoció que el sistema está en conocimiento que “mucha gente, no hay que ser ciego a eso, se está guardando las caravanas de animales muerto para caravanear”.
El coordinador del SNIG recordó que “siempre frente a esto el propietario de los animales o el tenedor de los animales, como dice la ley, es responsable frente a la identificación y el registro”. En el caso de la importación de ganados en pie dijo que “va a tener que ir el Ministerio y controlar todo la parte sanitaria y el papeleo de importación y luego en los movimientos posteriores aparecen los veterinarios, consignatarios, rematadores y operadores en general que son los responsables de las transacciones comerciales”.
Teniendo en cuenta la aparición de la edad y el sexo en las constancias de movimiento o en la lectura que acompaña la guía a frigorífico para habilitar la faena y que se han determinado problemas en la campaña contra brucelosis donde aparecen caravanas de novillos en el sistema dentro de un camión de vacas, Crescionini dijo que “la gran mayoría de los casos son por errores de sistema, se procesan casi unos 10.000 formularios por semana entre declaraciones juradas, guias y los D1 famosos del registro de caravana y eso muchas veces una manchita más o una manchita menos puede ser macho o hembra eso”.
Otro de los erros que se han venido detectado en el sistema con mayor frecuencia es la aparición de “una vaca gorda con seis meses” y se está “poniendo más control sobre eso” dijo el profesional que explicó que “siempre de alguna manera este tipo de evento hace que luego se tenga que visitar, en el caso que sea algo que llame a los ojos tampoco es una cosa por un bicho que aparezca que quizás muchas veces el productor que está enviando definitivamente a faena capaz ya lo compró así”.