Jueves 21 de noviembre, 2019
  • 8 am

Los desaparecidos: una herida abierta

Leonardo Vinci
Por

Leonardo Vinci

33 opiniones

Por Leonardo Vinci.
“Las demenciales acciones de la guerrilla tupamara de los sesenta, pusieron contra la espada y la pared a tres gobiernos democráticos electos por el pueblo uruguayo.
Debido a la gravedad de sus crímenes, el Parlamento le encomendó al Ejército la tarea de concluir con la violencia.
Dijo oportunamente el Dr. Jorge Batlle al respecto: “No existe duda alguna en que si no hubiera habido guerrilla armada no hubiera habido golpe de Estado militar. Los militares cometieron un gravísimo error, imperdonable. Habiendo derrotado a la guerrilla algunos de ellos creyeron que les tocaba gobernar. Un error imperdonable, pero quien generó la situación para que esto sucediera fue la guerrilla. Sin el movimiento armado organizado entre otros por el ex Presidente de la República (Mujica) y su esposa no habrían existido movimientos militares dictatoriales en el Uruguay.”
Los esfuerzos del Dr. Batlle por encontrar respuestas y alcanzar la verdad fueron puestos de manifiesto al crear la “Comisión para la Paz”, en una época en que se logró hallar y devolver una nieta a su abuelo.
Con el correr del tiempo, fue posible encontrar los restos de algunos desaparecidos.
Hace pocas horas, fue hallado otro cuerpo.
Poco a poco están apareciendo las víctimas del terrorismo de estado, a pesar del silencio hermético de los responsables que aún viven.
Si bien es cierto que condenamos con todas nuestras fuerzas los actos de los subversivos, también con la misma firmeza repudiamos las acciones de quienes enlodaron el uniforme, y perdiendo todos los puntos de referencia, cometieron crímenes atroces.
Los asesinatos a sangre fría a individuos detenidos en unidades militares fueron actos de cobardía, y la posterior ocultación de los muertos, un castigo para sus familiares y la sociedad toda.
La guerrilla primero,- desoyendo los consejos del “Che” Guevara,- y un grupo de militares “peruanistas” después causaron enorme daño a la República.
Esa es la verdad.
Debido a unos y a otros, las heridas están aún abiertas.