Viernes 15 de noviembre, 2019
  • 8 am

Latidos 6-9-19

¿VALE LA PENA?

El hombre fue a Concordia para cumplir con un compromiso y de paso aprovechó para llenar el tanque de combustible. Cuando llegó comentó los números que había manejado para llenar el tanque. Veamos. El costo de la nafta es de, redondeando, $ 55, pagando con tarjeta de crédito o débito y con la devolución de IMESI el costo por litro queda en $ 42. En Concordia el litro de nafta cuesta $ 48, al precio que el hombre cambió la moneda, el precio en pesos uruguayos fue de $ 32. Por tanto 50 litros de nafta le costó $ 1.600, mientras que si consumía en Salto le hubiera costado $ 2.100; diferencia a su favor $ 500. Pero, si el hombre descuenta lo que gasta de combustible entre ida y vuelta, esa cifra se reduce más o menos a $ 370 y a eso hay que agregar la pérdida de tiempo. La pregunta es: ¿Vale la pena ir a echar nafta a Concordia?
EXCLUSIÓN FINANCIERA
Siguen los problemas para cobrar los sueldos en los cajeros automáticos. Varios lectores se han comunicado con la redacción de CAMBIO para expresar su malestar por esta situación que les impide hacerse de su propio sueldo. “Todos los meses pasa algo. O el cajero no funciona o no hay dinero disponible, está fuera de servicio, hay algún problema en el sistema, lo cierto es que no se puede cobrar en forma normal”, dijo. Agregaron que no es admisible que se obligue a la gente a cobrar en los cajeros. “Esto se debe terminar. Hay que hacerlo no obligatorio y que cada uno cobre donde quiera.
EL AZUL DE LA “S”
Un lector dijo que no tiene sentido seguir llamando la Roja de la S a la selección salteña de básquetbol ya que la bandera de Salto es azul. “No importa que tradicionalmente se la llame la “Roja e la S”, es tiempo de comenzar a cambiar y hacer honor a la bandera que identifica al departamento de Salto”, dijo. Agregó que no es admisible que se siga nombrando un color que es tradicional de un partido político que todo lo hacía para generar votos. “Los tiempos cambian”, dijo.
EMBUTIDO PEGAJOSO
Hay que tener especial cuidado con los embutidos y fiambres que se compran en los comercios del medio. Una lectora dijo que tuvo una experiencia desagradable con unas fetas de jamón que compró y que resultaron estar en muy mal estado. Dijo que las fetas del fiambre estaban “babosas y con mal olor”. No hizo el reclamo porque el comercio estaba muy lejos de su casa, pero advierte que por el invierno muchas veces se “baja la guardia” en exigir que los productos estén en buen estado y el problema está presente haga calor o frío.
MALA CONDUCTA
Muchos docentes se quejan de la mala conducta de muchos de sus alumnos en clase. Según indican se trata de comportamientos que no se condicen con el respeto que se debe tener al profesor. Si bien no es un tema nuevo, es un aspecto que se debe corregir ya que ha ido avanzando y cada vez resulta más complejo a un profesor poner límites en su propia clase. En ese sentido muchos centros educativos piden ayuda a los padres.