Martes 19 de noviembre, 2019
  • 8 am

Emociones intensas que nos renuevan

Álvaro Lima
Por

Álvaro Lima

157 opiniones

Por el Dr. Álvaro Lima
Candidato a Diputado
Lista 1786 – FA Salto
Las sensaciones siempre son difíciles de explicar. Es necesario estar en ese lugar y abrir los sentidos con la consigna de captar cuanto podamos.
La comunidad frenteamplista y salteña, desplegó vivencias en un tiempo que necesitábamos traer otra vez y participamos de un despliegue de adhesión inolvidable.
El pasado viernes, Daniel Martínez y Graciela Villar estuvieron en Salto para arengar e impulsar junto a la población por más programa de gobierno y más calidad de vida. Desde muy temprano, estuvieron rodeados de la gente recorriendo y visitando zonas y barrios de nuestra ciudad.
El respaldo se fue haciendo multitudinario a medida que transcurría el día y se iba conociendo la agenda del pasaje de dos personas sencillas y de cercanía con la población.
Igual que el programa de gestión de la fuerza política que ha provocado muchas satisfacciones y crecimiento económico, social, de desarrollo, en derechos reconociendo e incluyendo, en tecnologías, en inversiones, en diversificación energética, productiva y educativa.
Acompañamos a partir de la tarde en la zona de barrio Artigas junto a vecinos del lugar. Un barrio que recibe una remodelación en infraestructura y de servicios como nunca pudieron soñarlo quizás.
El programa de mejoramiento barrial, que llevan adelante la Intendencia salteña, el Ministerio de Vivienda, la OPP y las familias, ya muestra muchas viviendas en pie de superación que siguieron a la canalización de las aguas, de la construcción de más de ochenta baños.
Se seguirá con la implementación de los espacios públicos de esparcimiento y la iluminación LED. Para el final el arreglo de calles priorizando el recorrido de la línea de ómnibus del servicio de pasajeros.
Graciela y Daniel conversaron con varias familias, miraron, sintieron y caminaron rodeados de aliento, banderas de los distintos sectores de la fuerza política y de pabellones nacionales claro está.
Después la caravana que atravesaba el horizonte y se volvía ola esperanza fue atravesando barrios y kilómetros de la ciudad durante algo más de hora y media.
Pudimos ver y comprobar, percibir y emocionarnos con apoyos y aliento sostenido que partía las calles y llegaba desde los balcones de decenas de hogares.
Aprobación que anima y confianza reforzada a pocas semanas de las elecciones nacionales donde intentaremos renovar compromisos con nosotros mismos.
El banderazo fue estupendo hasta la zona portuaria. Centenares de hombres y mujeres aferrados a quince años casi de ascenso y logros. Grandes sueños que cobijan una realidad que no admite discusión a raíz de estadísticas y población beneficiaria.
Apretando una bandera tan larga, como el esfuerzo de llegar a gobernar los destinos del país, nos confundimos y desandamos esas cuadras con sentimientos que nos mueven en estas instancias.
Solo el Frente Amplio es capaz de hacerlo. Una y otra vez. Seguimos confiando y mucha gente también. No podemos defraudar ni improvisar el futuro.
Y terminamos escuchando la arenga final de Daniel y Graciela. Con la valentía de Tabaré en el mensaje y la inquebrantable tarea que nos compete: darle a la fuerza política el visto bueno de seguir haciendo. Pero hacerlo mejor.